Hoy hace 40 años murió asesinado en el Motel La Hacienda, en la calle South Figueroa de Los Angeles, Ssam Cooke, la máxima figura de la Música negra en la década de los sesenta y de quien se decía que era el inventor del Soul.

Sam Cooke compartía con Otis Reeding el título de “Rey del Soul” y solo entre los años 1857 y 1965 tuvo más de treinta éxitos indiscutibles, entre ellos “Bring it on home to me”, “Another Saturday night”, “Wonderful world” o “Send me some living”. Su influencia en el soul ha sido capital y se puede decir que con él este género comenzó su auténtica edad de oro.

La noche fatídica Cooke había estado cenando con varios amigos y ejecutivos de la industria musical en un club del downtown angelino. Cooke estaba de un humor excelente e incluso allí se puso a cantar la canción “Good news”. Le acompañaba una hermosa mujer con rasgos euroasiáticos, Lisa Boyer. En un momento de la cena, Sam y Lisa se levantaron, y después de pasar unos minutos por el club PJS se dirigieron al Motel La Hacienda que ya conocían de otras ocasiones. El cantante llevaba varias semanas saliendo con Lisa Boyer. Una vez en el Motel se declaró la tragedia. La policía encontró a Cooke tendido en el suelo muerto de un balazo y con heridas por todo el cuerpo. Lisa Boyer contó una extraña historia que la policía creyó sin reservas. Según ella, solo había acudido al Motel para hablar acerca de su carrera como cantante pero Sam Cooke lo único que quería era desnudarla. Intentó que entrase en razón pero, al parecer fue inútil, huyó por una ventana del baño cuando el cantante de soul ya estaba desnudo. Este, según este relato, salió desnudo a recepción siguiéndola, únicamente vestido con una chaqueta. Allí, la recepcionista, asustada por lo que pensaba que era un negro con intenciones oscuras le disparó con un revolver del 22 que tenía guardado.

La policía creyó esta historia y no presentó cargos, pero la leyenda del rock and roll ha mostrado infinitas inconsistencias y apuntado otras teorías, como un asesinato perpetrado por un profesional a instancias de la mafia discográfica. Lo cierto es que todo el asunto está lleno de zonas oscuras que 40 años no se han aclarado.