Joaquín Sabina, el más que conocido cantante, sufrió un ataque de miedo escénico anoche en el Palacio de los Deportes de Madrid. El cantante realizaba su concierto previsto pero media hora antes de terminar le dijo a su público "me ha dado un Pastora Soler".

Sabina hacía ya cinco años que no realizaba un concierto en la Capital española, y parece que esto le ha superado. El cantante confesó que no se sentía bien, y finalmente tuvo que abandonar el concierto casi a medias.

No todo el público presente entendió este malestar del cantante. Algunos comenzarona a gritar "tongo,tongo", y otros pidieron comprensión para el artista musical.

La presencia del cantante era más que esperada. El Palacio de los Deportes estaba a tope. Para esta ocasión se vendieron 14 mil entradas en sólo una hora. Y claro, sus seguidores querían ver el regreso del emblemático artista. Lamentablemente en esta ocasión no tuvo un final muy feliz.

El artista se mostró muy consternado, su tensión era más que evidente, no podía con la presión de estar en el escenario con tanto público. Cuando se dió cuenta que ya no podía más dijo a todo su público presente "lo siento".

Sabina llevaba una semana cuidándose para este concierto, ya que no sabía si podía soportarlo y fue así que a los tres cuartos de hora, comenzaron los inconvenientes. En ese momento Sabina dejó a Jaime Asua, quien es su colaborador, a cargo del micrófono, el mismo fue seguido por un solitario de Pancho Varona.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

A los pocos minutos Sabina volvió al escenario y explicó que estaba sufriendo de pánico escénico y que no podía continuar. El cantante lo definió como "un pastora soler", ya que hace poco tiempo la gran artista dijo que se retiraba de los escenarios por sufrir de este mal.

Ahí el cantante se sentó en un taburete y siguió cantando pero su semblante ya no era el mismo. Estaba pálido y se lo notaba con poca energía.

Hizo todo lo que pudo para terminar el concierto pero no le fue posible, a la hora y media lo dió por terminado.

La última canción que interpretó fue "Y nos dieron las 10", avisando que sería la última, que no se encontraba bien, y que "lo sentía". Al terminar la canción se bajó llorando del escenario, seguido por todos sus músicos.

Si realmente fue miedo escénico o el cantante no se encuentra bien de salud, son varios los artistas que están sufriendo enfermedades debido a su edad, o a su ajeteadra vida. Aún no se ha confirmado. Pero pasado mañana el cantante tiene una segunda cita con el Palacio de los Deportes, ahí veremos qué es lo que pasa.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más