Los que hayan experimentado los años '80 - sobre todo los últimos años de la década -, seguramente recordarán a Beetlejuice, una de las películas más nombradas del director Tim Burton, que se llevó un premio Oscar por la impresionante producción de maquillaje que mostraron los actores. Éxito de recaudación en 1988, el año de su estreno, a más de dos décadas, el prestigioso director del filme acaba de revelar que en no mucho tiempo, llegará la secuela del personaje fantasmagórico.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Beetlejuice, también conocido como Bitelchús, aborda el tema de la muerte, desde una concepción humorística y grotesca, a través de un simpático personaje que lejos de asustar como lo haría cualquier fantasma, su condición y forma de (no) vida resultan desternillantes.

Sucio, desaliñado, comedor de cucarachas, grosero y malintencionado, así lo representó un joven Michael Keaton, que le puso el cuerpo al fantasma protagonista. Ahora, con 26 años más de experiencia, el mismo director dijo estar encantado de que el actor encarne nuevamente a Beetlejuice. Asimismo, aunque Burton no lo haya confirmado, se espera la participación de Winona Ryder en el papel de Lydia, quien ya había adelantando esta posible secuela del largometraje, que ahora ratifica el director.

El personaje. Como muchos de los protagonistas creados por el genial Tim Burton, Beetlejuice trascendió a la pantalla grande y llegó a transformarse en un dibujo animado hacia finales de los años '80 durante tres años. Este singular hecho, ha transformado al personaje en una figura popular, tanto para grandes como para chicos.

Vídeos destacados del día

Y como si esto fuera poco, también tuvo sus versiones en videojuegos.

Si bien no se dieron detalles acerca de su filmación y posible fecha de estreno, los fanáticos tanto de la película como de las producciones de Tim Burton, ya pueden dormir tranquilos, pues todo está en marcha para que pronto puedan deleitarse con las cómicas fechorías del fantasma Beetlejuice. Para los más grandes, esta segunda parte tendrá un sabor nostálgico, para el nuevo público, será una oportunidad para desarmarse de risa. Y mientras dure la espera, se puede amenizar mirando la primera parte.