Ya son 15 las ediciones de Gran Hermano en España y esta, la de 2014, llega a su final, que se jugarán Alejandra, Paula y Yolanda. Paula, una dependienta de Barcelona de 19 años que hace cuatro se trasladó a Hawai con su madre para trabajar en en negocio familiar, es la favorita. De hecho, en los premios del Gran Debate de GH celebrados anoche domingo, último gran programa antes de la gran final del próximo jueves, fue precisamente Paula la que ganó la mayor parte de los galardones, votados por más de 250.000 espectadores.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

La principal novedad de la edición de este año es que los concursantes entraban por parejas, dándose circunstancias curiosas como, por ejemplo, que una de las parejas que más juego ha dado en el programa ha sido la del gallego Hugo y su cabra Rubia, un animal, por lo que hubo que completar la peculiar pareja integrando a la humana Azahara y formando así un trío.

Otra pareja que también ha generado bastante juego y polémica ha sido la de el torero Luis y su apoderado Fran. Pero las parejas más sólidas han resultado ser las que estaban unidas por lazos de sangre, concretamente dos parejas de primos, una de masculinos, Jonathan y Juan Manuel, que se han quedado cerca de la final y la pareja por excelencia de esta edición, la de las primas de Albacete que se juegan la final con Paula.

Yolanda y Alejandra, Zipi y Zape para sus familias, más que primas íntimas amigas desde niñas, con 21 y 20 años respectivamente, ambas trabajan como camareras y relaciones públicas los fines de semana en locales de La Zona de la capital albaceteña. Yolanda es graduada en Educación Primaria y Alejandra acaba de conseguir el título de azafata de vuelo.

Sin entrar a valorar la personalidad de las tres finalistas, Paula es, sin duda, la que más espectáculo ha dado.

Vídeos destacados del día

Histriónica e histérica en muchas ocasiones, la frase que más utiliza y que la define es "muero de amor". No ha muerto todavía de amor pero en bastantes momentos del concurso ha parecido que estaba a punto. Su tormentosa relación da amor/odio con Omar y la novia de este, Lucía, que ya lo era antes de entrar en el programa y que lo volvió a ser en el programa, a costa de Paula, ha sido, de lejos, la historia que emociones más fuertes ha generado en esta edición de G.H.

Omar ya fuera de la casa, Paula siguió dando espectáculo y demostrando ser una hembra con una intensa necesidad de macho. Sustituyó la pasión por Omar por una más que íntima "amistad" con Luis.Es una hembra tan necesitada de macho que lo peor que está viviendo desde que es finalista es, precisamente, que las finalistas son tres mujeres, sin ningún hombre, algo que sucede, por cierto, por primera vez en Gran Hermano. Tres finalistas mujeres y jóvenes, entre las tres suman menos años que la edad de la presentadora Mercedes Milá.

La albaceteña Yoli también ha vivido una tormentosa aventura con otro de los primos, Jonathan, frustrada porque, al parecer, alguien espera a Jon fuera de la casa. Porque si algo ha resultado que tienen en común Paula y Yoli es que se han ido a enamorar de hombres con el sentido de la fidelidad algo discapacitado o con las ideas muy poco claras.

Por su parte, Alejandra, ha sido de lo más normal, entró en la casa con la intención de no sufrir por amor y lo ha conseguido. Ha sido en todo momento fiel a su prima sin hacerse enemigos y defendiendo sus ideas con educación y prudencia. La familia de las dos ha pedido el voto para ella, aunar y no dividir los votos, intentado así desbancar a Paula.