Ahora es oficial: el Prince George está más grande y más adorable que nunca. Los británicos han acogido con curiosidad y entusiasmo las nuevas fotos del primogénito del príncipe Guillermo y de Kate Middleton, tomadas para celebrar las próximas fiestas navideñas. El pequeño tiene diecisiete meses y se parece más que nunca a su padre: rubio, gordito y tan sonriente, que resulta imposible resistirse al cariñoso encanto que irradia el pequeño príncipe.

En una de las tres fotos difundidas por la residencia real a través de Twitter, el niño aparece sonriendo y parece dejar intuir su temperamento "picante", del que los padres tanto han hablado en los últimos meses.

Las imágenes fueron tomadas en los escalones de Kensington Palace por Edward Lane Fox, un ex soldado, fotógrafo y miembro del personal de la pareja. El hijo del duque y de la duquesa de Cambridge parece muy relajado frente a la cámara, aunque por el momento ignora que esto en futuro podría ser su peor pesadilla.

Aparentemente, el Royal baby ya ha despojado a mamá y a papá de la atención de la prensa y de los súbditos, que mientras tanto aguardan la llegada del segundo hijo de la pareja, que se espera en abril. Estas tres dulces fotos, sin embargo, podrían ser las únicas previstas para el futuro inminente de George.

En los últimos meses, de hecho, Guillermo y Kate le han declarado guerra a los paparazzi, que están dispuestos a todo por robar una imagen del bebé, amenazando con acciones legales contra quienes se arriesguen a perseguir al niño en su cotidianidad.

Lo que ha dado qué hablar, por supuesto, es también el traje del niño, ya imitado por muchas madres inglesas. George lleva una camisa blanca con rebeca azul, enriquecido por un diseño apropiado para un guardia inglés (firmado por Cath Kidston y en venta por poco más de 25 euros).

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Televisión

Completan el look un par de pantalones cortos de Rachel Riley (60 euros), calcetines largos y zapatos Early Days (35 euros), todo rigurosamente azul. Nada de grandes marcas incluso para el bebé. Al igual que su famosa madre, que recicla la ropa y va de compras a las grandes cadenas low cost.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más