El domingo por la noche, durante la emisión del programa de Jordi Évole, "Salvados", Pedro Sánchez se puso a prueba y de qué manera. Los espectadores pudimos verle 'sudar' ante las críticas de los Moliner, una familia catalana de tradición socialista, muy desencantada con las políticas del PSOE. En el barrio barcelonés, sometieron al líder de los Socialistas a su mirada escéptica y no puede decirse que saliera airoso por completo del interrogatorio.

El patriarca de la familia, militante del PSOE y con carnet de miembro, fue quizá la persona que más difícil se lo puso al secretario general de su partido. Es cierto que los ciudadanos se encuentran cada vez más indignados y no consideran suficiente la supuesta regeneración del Partido Socialista, más cuando únicamente ha cambiado de cara y de camisa, recuperando parte de un antiguo discurso izquierdista que ya muy pocos se creen.

Cuando los Moliner le preguntaron acerca de la corrupción - algo que preocupa a todos los ciudadanos especialmente - Pedro Sánchez no dudó en utilizar el ya conocido discurso "anti Podemos", haciendo hincapié en que ningún partido se libra de la corrupción "Podemos no es tan casto y yo no soy tan casta, pero ahora está de moda" bromeaba el Socialista, no sin cierta malicia encubierta. La familia le recriminaba que, sin embargo, había sido necesaria la aparición de Podemos para que la política comenzara a cambiar, "si no puede que todo hubiera seguido igual", se lamentaban.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Podemos Televisión

Pedro Sánchez aseguraba que el PSOE era el único partido capaz de llevar a cabo reformas certeras para la salida de la crisis, pues decía que Podemos acertaba claramente en el diagnóstico del panorama actual pero que sus medidas son claramente inadecuadas. Sánchez acusó la supuesta incoherencia de Podemos, por el cambio que han realizado en su programa electoral. Jordi Évole, que estuvo muy rápido por cierto, le preguntó dónde estaba la coherencia del PSOE cuando votó a favor del cambio en el artículo 135 de la Constitución, decisión que ahora pretenden revocar.

Sobra decir que su respuesta no fue de lo más 'coherente' que dijo Sánchez en toda la noche. En todo caso, el Socialista negó que pudiera producirse una 'gran coalición' PP-PSOE, aunque no descarta que sus criterios coincidan en alguna cuestión aislada.

La conclusión del programa es que los antiguos votantes del PSOE cada vez están más desencantados con la forma en la que el partido ha actuado durante los últimos años.

Una formación que se suponía "era el partido de izquierdas por excelencia en España", según señalaban los Moliner. Ahora se encuentran indecisos o claramente son partidarios de entregar su voto y su confianza al nuevo partido ciudadano liderado por Pablo Iglesias.

Sin duda, el titular más destacado del programa fue el compromiso de Pedro Sánchez de enfrentarse en un 'cara a cara' con el líder de Podemos.

No sabemos si ya lo tenía planeado o si Jordi Évole no le dejó opción al preguntarle delante de la familia Moliner. Sánchez puso como condición que se retransmitiera en directo y que tuviera lugar durante la campaña electoral. No hay duda de que ese día, los barómetros de audiencia de La Sexta se van a poner al rojo. Aunque lo que no está muy claro es si Sánchez lo ha pensado bien, pues Pablo Iglesias ha demostrado tener carisma y dialéctica suficiente como para "merendarse" a cualquier político tradicional.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más