Actualmente se la tiene como una serie que gusta a cualquier segmento del público, y pocos se acuerdan ya de que en sus comienzos tuvo que sufrir ataques de la América más conservadora, ya que en la familia Bush, en cualquier generación de ella, la calificaban de "la serie más tonta que hayan visto" o contraponían a los Walton, serie de la década de 1970 más al gusto de ellos.

Con muchos detalles que parecían más propios de una película francesa de la Nouvelle Vague, reciclada para todos los públicos y toda la familia inclusive, los Simpson satirizan como nadie a la familia, en todos sus conceptos digamos no tan adorables.

Anuncios
Anuncios

Nada que ver con los Brady, ni mucho menos con los Walton, series por cierto que los Simpson han satirizado, entre otras.

En 25 años hemos visto tantas cosas en Los Simpson que no sabemos cuál destacar, a no ser que sean la torpeza entrañable de Homer, un antiestético padre de familia, al que le salva su honradez, o la rebeldía de Bart, inconformista con la sociedad en la que vive. O esa galería de secundarios tan bien desarrollada, como el odioso jefe de Homer, el señor Burns, capaz de las mayores tropelías y atrocidades para amasar más millones, o los compañeros de fatiga del bar de Moe, a cual más estrafalario.

Anuncios

Uno de los episodios más memorables y en donde se veía la sátira más descarnada de la sociedad americana, y mundial también, es donde Marge lucha ella sola contra la violencia que enseñan los dibujos de Rasca y Pica, que motivaron que su hija Maggie atacara a Homer al más puro estilo de Norman Bates en la ducha de "Psicosis".

Consiguió que se endulzaran aquellos dibujos, pero se encontró con que sus conciudadanos atacaban la exhibición en el museo local de la estatua del David de Miguel Ángel, que llegaba para una gira por los EEUU.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Ahí ella perdió la batalla, y vio desolada cómo Rasca y Pica volvían a ser tan sádicos como siempre y la estatua de David tuviera que verse en un sitio escondido, como si fuera una película X. Es decir, tolerancia cero con el sexo pero la violencia (y las armas) se admiten.

Con los años, los Simpson han ido evolucionando en muchos aspectos, se han visto decenas de personajes reales que han aparecido en sus aventuras, algunos de ellos poniendo sus propias voces en la VO inglesa, desde Mel Gibson a Paul McCartney, pasando por Plácido Domingo o Sting.

Hasta en la aparentemente más inofensiva de sus peripecias hay un elemento transgresor, siempre metido de manera sutil y con la habilidad de los guionistas de saber dar la vuelta a cada peripecia, de no continuar por el camino más previsible.

Cada espectador se identifica con un personaje determinado. Yo mismo me puedo identificar con Lisa, por aquello de que ella es la intelectual de la familia Simpson, y yo no puedo compartir los gustos infantiloides, propios de un moderno Pedro Picapiedra, de Homer, ni tampoco la rebeldía primaria de Bart, a la que Lisa contrapone otra rebeldía, quizás más cerebral.

Anuncios

Pero esta serie nos ha ayudado a romper con aquella forma de ver la vida que tuvo su momento, pero ahora está tan fosilizada como el Acueducto de Segovia. Coincidieron en el tiempo ésta serie con "Twin Peaks", que también fue una revolución televisiva, pues partía de un típico pueblo de la América profunda para mostrar su peor cara.

En cada país se ha debatido sobre cuál sería el equivalente local de los Simpson.

Anuncios

Lo hay en cada país, aunque hay que adaptarlo a la idiosincrasia local, y les invito a probar cuál puede ser.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más