El pasado domingo 30 de noviembre, el rico empresario Leopoldo Fernández Pujals (La Habana, 1947), aceptó ser entrevistado por Risto Mejide en el programa de Televisión "Viajando con Chester". El señor -modesto triunfador de la vida- aparte de darnos valiosas lecciones sobre la guerra (combatió en Vietnam), lo sencillo que es despedir a un empleado, y dejarnos claro que él es liberal y que no conoce la reforma laboral del país en el que opera, afirmó no importarle tener un nuevo Chester acompañado de Pablo Iglesias.

Anuncios
Anuncios

¿Y eso? Parece que este hombre no le tiene miedo a nadie. Claro, si es que él tiene muy claro de dónde viene el problema de nuestro país, así que no hay mucho que discutir. Lo que le pasa a España es que sufre una deficiencia en el sistema educativo, el cual no forma a las personas como debe. Como dijo él mismo: "la falta de empleo es por la falta de personas que sepan montar negocios, que sepan dirigirlos, y que generen empleo. La forma de tener mejor país es formando mejores empresarios"; y de este modo, "lo que nos falta es formación".

Programa de TV "Viajando con Chester"
Programa de TV "Viajando con Chester"

Bueno, la verdad es que razón no le falta al señor. Pero su mundo ideal, en el que todos somos grandes empresarios y contamos con el otro solo para venderle cosas, no me termina de convencer. ¿Acaso una buena educación consiste en hacer buenos empresarios? ¿Una buena persona equivale a ser buen vendedor? En cualquier caso, su exaltación del liberalismo, muy nozickiano en mi opinión, llega marcada por una trágica experiencia en Cuba: la del comunismo.

Anuncios

Y lo que ve en el líder de "Podemos" es precisamente la personificación del comunismo. Tal como sostiene Pujals: "Pablo Iglesias lanza mensajes casi idénticos a los que yo escuché en el año 59 de la boquita de Fidel Castro; y es una lucha de clases, donde unos son los buenos y otros lo malos." Exacto, si es que no hemos conocido otra cosa: o pobreza derivada del comunismo, o desigualdad social venida de un liberalismo que tampoco llega a desprenderse del Estado.

¿Será ese el problema, que aún seguimos sujetos al Estado? El hispano-estadounidense lo tiene claro, no necesita de ningún Estado que le diga lo que ha de hacer. Él es autodidacta, él se da la ley que rige su conducta y sus acciones. Así, a diferencia de Pablo Iglesias, quien busca potenciar al Estado y a las entidades públicas con leyes más restrictivas capaces de perjudicar a empresarios de la talla de Pujals, el millonario sostiene lo siguiente: "Estoy convencido de que la gestión privada será más eficaz y más eficiente."

En fin, y después de esto, ¿con quién nos quedamos?

Anuncios

De momento esperaremos a ver si ese Chester llega a emitirse algún día (a poder ser antes de la jornada de reflexión). Y después a decidir… ¿no?

Haz clic para leer más y mira el vídeo