Por ahora sólo rumores. Pero si se confirma la noticia sería un momento crucial e histórico en el Reino Unido. De hecho, en Gran Bretaña, son cada vez más frecuentes los rumores de una posible abdicación de la reina Isabel II en la noche de Navidad. En el discurso de saludo a sus súbditos, que algunas personas dicen que ya se ha grabado, Isabel II habría pronunciado las fatídicas palabras. Aunque tenemos que decir que también en la Navidad pasada se habló de las dimisiones de la reina, pero no pasó nada.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Casa Real

Mientras tanto, sin embargo, los bookmakers de la Coral, la agencia de apuestas británica, han bloqueado el consistente flujo de apuestas que estaba llegando por una sospecha de posibles irregularidades en las apuestas, porque la transmisión en la que la Reina hace el discurso navideño al Reino Unido ya se ha grabado, como ha dicho también el periódico italiano el "Corriere della Sera".

Y, en consecuencia, algunos apostadores podrían haber recibido informaciones confidenciales de Buckingham Palace y, con ello, podrían haber ganado grandes sumas sin, de hecho, arriesgar nada.

Veremos lo que sucederá. Mientras tanto, sin embargo, un portavoz de Buckingham Palace, interpelado oficialmente por los medios de comunicación británicos, no ha querido comentar la historia. ¿Esto significa que realmente la reina Isabel ha decidido, a la edad de 88 años, abandonar la corona después de 61 años de trono? Y, sobre todo, en este caso, ¿quién sería el sucesor?

Para la línea dinástica el cetro pasaría en las manos del príncipe Carlos, que administraría el reino a la edad de 65 años. Ya al principio del 2014 su traslado a Buckingham Palace fue visto como una maniobra para acercarse al trono.

Vídeos destacados del día

Sin embargo, hay muchos que creen que el príncipe Carlos podría renunciar en favor de Guillermo, cada vez más protagonista de los compromisos de política exterior y amado por su pueblo. En este último caso, la imagen de la Corona británica, de hecho, sufriría una importante renovación, confiando en un joven rey y en su esposa igualmente joven y querida.