Una de las series que ha sabido romper moldes y gustar a todo tipo de público ha sido la catalana "Polseres vermelles" (Pulseras rojas), que presentaba a un grupo de adolescentes en un hospital aquejados de distintas dolencias: cáncer, anorexia, corazón o lesión. Fue creada por el escritor Albert Espinosa, que sobrevivió a dos cánceres que le hicieron perder una pierna y un pulmón, durante diez interminables años hospitalizado, pero su lucha por vivir le ha salvado, y se inspiraba en sus vivencias en el libro "El mundo amarillo", luego base para la serie.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Con un reparto sabiamente elegido, desde el duro Lleó (Àlex Monner) al simpático Roc (Nil Cardoner), éste último insólito narrador mientras su personaje está en coma, rompía con los tópicos lacrimógenos de este tipo de historias en la Televisión.

Incluso cuando el episodio de la muerte de Ignasi (Mikel Iglesias), en medio de una operación de corazón a vida o muerte, mientras Lleó celebraba alegre su cumpleaños, donde en ningún momento se cae en la sensiblería.

El cineasta y productor Steven Spielberg, que no necesita presentación, consiguió ver la serie completa en su primera temporada y le encantó. Dijo que le hizo reír y llorar, y compró los derechos para su remake americano, que produciría él mismo. Albert Espinosa y su equipo estaban super contentos. Poco después llegarían otros remakes para Italia y Rusia.

Mientras, la serie original triunfaba en países tan diferentes como Finlandia, Argentina o Francia. En cada país captaban su mensaje, su alegría de vivir, su lucha. Lo que la hacía diferente, aunque la muerte la mirara cara a cara, como cuando murieron Ignasi, ya comentado, y el entrañable señor Benito.

Vídeos destacados del día

Todo aderezado con clásicos de la canción catalana moderna, más de uno en cada capítulo, perfectamente elegidos.

Pues el remake americano, según venía recientemente en la Prensa, no ha tenido el éxito esperado y va a ser difícil que tenga una segunda temporada. Sus índices de audiencia han sido bajos, apenas un 1,5 de rating y 4,5 millones de espectadores, que equivale a fracaso. La cadena Fox aún no ha tomado la decisión de cancelar la serie o darle una segunda oportunidad con más capítulos. Ha encargado cuatro guiones adicionales y luego se lo pensará, una medida habitual en la TV americana, para ver si con alguna trama en concreto engancha más al televidente.

Lo más curioso es que en otra cadena emitían otro remake, el de la serie de TVE "Los misterios de Laura", que sí ha convencido a la audiencia USA. Los críticos televisivos de EEUU dicen que les ha gustado más "Red Band Society" que "The Mysteries of Laura", mucho más la primera que la segunda, pero la audiencia ha opinado otra cosa.

No sabemos si el público americano hubiera preferido más la serie original de "Polseres vermelles", ya que allá, si el cine extranjero apenas llega a un 2% de público y las salas donde se proyectan son pequeñas, las series extranjeras, que allí casi nunca se doblan al inglés (igual que las películas), les hubiera gustado. Luego está el puritanismo, que obliga a censurar palabras malsonantes con pitidos y demás cosas que a los europeos nos choca mucho.

Por cierto, "Polseres vermelles", según algún rumor, tendrá tercera temporada, y como prometió Espinosa, espera que los actores sean adultos para rodarla. Nos dejó con suspense alto al dejar a Lleó en Mallorca afrontando con dignidad su segundo cáncer, esta vez lejos del hospital.