Kim Kardashian, quien ya tiene un niño con su marido Kanye West, quiere volver a ser mamá pero como ya ha sucedido en su primer embarazo, la modelo tuvo que recurrir a especialistas. Tras su primera hija, North West, la cual se pensaba que nunca iba a tener, recurrió a tres especialista para lograr quedar embarazada. Esto le llevó mucho tiempo hasta que, finalmente, concibió. Pero los médicos le dijeron que había sido un milagro. Cuando la pareja ya estaba dispuesta a someterse a un tratamiento "in vitro" se dieron cuenta que Kim estaba embarazada.

North West ya tiene casi año y medio y el feliz matrimonio mediático quiere volver a ser padres.

En esta ocasión la socialitè ha dejado de viajar y de asistir a tantas presentaciones públicas con el objetivo de reducir el estrés que le provocan sus salidas. Así aumentaría las posibilidades de un segundo embarazo, la estrella del Reality tiene una consulta mensual con los especialistas para ver como va todo, a las cuales siempre asiste acompañada por su marido.

Khloé, la hermana biológica de Kim, ya había mencionado que la estrella de Estados Unidos estaba haciendo todo lo posible por darle otro sobrino. Según Khloé, Kim utiliza todo lo que está a su alcance para saber cuando es el momento oportuno para concebir, como por ejemplo, los monitores de fertilidad. Por lo que la hermana de Kim especulaba que la enhorabuena ya la daría a principios de este año.

Kim desde que tuvo al bebé ha dicho que quiere darle un hermanito o hermanita, ella vivió en una familia numerosa y por ello quiere tener varios hijos.

Vídeos destacados del día

A lo cual su marido, el rapero West, está totalmente de acuerdo, y apoya a su esposa al 100%. Así es, que si no es de manera natural, el matrimonio recurrirá a todo lo haga falta para tener más niños.

A pesar de lo que se está cuidando físicamente la "celebrety" para lucir espectacular para su próxima boda, parece que será con tripita que la veremos vestida de novia. Aunque no hay muchos detalles de la misma, se estima que para junio dará el "sí quiero" a West.