Kim Kardashian siempre acapara los titulares y las portadas de todas las revistas. Es bien conocido que es una persona muy excéntrica y con muchas manías. Entre sus obsesiones está su imagen, que cuida al máximo detalle. Realiza horas de ejercicios de un exclusivo entrenamiento con un corsé especial para afinar su cintura y potenciar sus glúteos, recurre constantemente a tratamientos de belleza e intervenciones quirúrgicas, y se gasta miles de dólares en ropa y complementos de marca.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Pero todo esto no es suficiente para Kim. A pesar de que se aplica tratamientos de bótox para mantener la piel tersa y joven, la modelo y actriz de tan sólo 34 años ha llegado a reconocer que no sonríe con frecuencia porque eso produce arrugas.

La verdad es que en sus apariciones públicas, siempre la vemos posando con el mismo gesto ensayado ante el photocall; posa con la mirada desafiante mirando a la cámara, marcando pómulos, y por supuesto, siempre seria. Muchos se preguntaban el por qué de esta seriedad. ¿El bótox le impide sacar una sonrisa natural? ¿No tiene motivos para ser feliz? Según la propia Kim, esto no tiene nada que ver con su estado anímico, dado que aparentemente tiene muchos motivos para sonreír.

Ha sido en su cuenta de Twitter, donde publicó un comentario sobre una foto en la que ella posaba sonriente con un amigo, en la que dijo "¿Veis? Sonrío. En ocasiones hasta río. Pero no muy a menudo porque produce arrugas". Sabiendo esto, podemos imaginar lo divertido que tiene que ser estar con ella, pendiente constantemente de sus gestos para mantenerse eternamente joven.

Vídeos destacados del día

Esto lo lleva a cabo incluso en sus campañas publicitarias, como la de Givenchy, que protagoniza junto a su marido, el rapero Kanyie West, y en la que ambos aparecen con un gesto hierático. Kim incluso está inculcando este estilo de vida a la pequeña North West, de apenas un año, a la que ya viste como a una modelo y que posa frente a los paparazzi con el mismo gesto que su madre, algo que seguro ésta le ha inculcado.