Kate Middleton y el príncipe Guillermo han asistido el lunes, 8 de diciembre, en Nueva York al partido de baloncesto entre los Brooklyn Nets y los Cleveland Cavaliers. La pareja real ha causado no poco bullicio apareciendo en el partido ya comenzado y sentándose en la primera fila, para el deleite de la audiencia y de los fotógrafos. No pasó desapercibido, sobre todo, su encuentro con otra pareja muy famosa, la de Beyoncé y Jay-Z, frecuentadores habituales del Barclays Center.

La duquesa de Cambridge, posible futura reina (consorte) de Inglaterra, le dio la mano a la Reina del Pop  después del partido, visiblemente emocionada por el encuentro.

En realidad, sin embargo, la bella Kate pareció un poco tímida en un ambiente deportivo tan caótico y frenético. William y Jay-Z se entretuvieron brevemente en el campo, después del partido, y sus damas mostraron sonrisas amplias y generosas.

A pesar de las reglas de etiqueta difundidas por Clarence House hace unas semanas, que invitaban a las personas que querían acercarse al duque y a la duquesa a mostrar un dress code apropiado y elegante, tanto Beyoncé como Jay-Z parecieron haber ignorado estas reglas. Además Guillermo y Kate ya en el pasado, no han mostrado especial reverencia por la tradición y ciertamente, no se escandalizaron por una cadena de oro de un rapero y por un vestido demasiado casual y sexy.

La pareja se ha encontrado también con el famoso jugador de baloncesto LeBron James, que ha regalado los uniformes de baloncesto para toda la familia, incluyendo al Prince George.

Vídeos destacados del día

Kate y William llegaron a Nueva York para su minitour americano en la tarde del domingo, 7 de diciembre. Tras ello, el Príncipe visitó a Barack Obama, yendo personalmente a Washington, mientras su esposa se dedicaba en la Gran Manzana a algunas reuniones con organizaciones benéficas. El viaje culminó el 9 de diciembre con una cena de gala en el Metropolitan Museum, organizada para recaudar fondos para la S. Andrews University, la universidad en la que la pareja real ha estudiado. ¿El coste de la cena? La cifra exorbitante de 100.000 dólares cada uno, pero parece que muchos querían cenar junto a dos reales nobles…