Heredero de gran parte del patrimonio, el duque de Huéscar, tiene la difícil misión de reemplazar a su emblemática madre. El primogénito de la Duquesa y su primer marido el aristócrata Luis Martínez de Irujo, Carlos Fitz-James Stuart, se cambió el orden de los apellido para evitar la desaparición del materno, emparentado con la dinastía de los Estuardos, será en unos meses el nuevo jefe de la Casa de Alba.

Además del título principal, el duque de Huéscar, recibirá el grueso del legado que ha atesorado su familia, a lo largo de los siglos; la Fundación Casa de Alba, una cincuentena de ducados, marquesados, condados y grandezas de España y una colección de arte considerada como una de las mejores del mundo, así como una biblioteca con incunables como una primera edición de "El Quijote" o las cartas de navegación de Colón a América.

Anuncios
Anuncios

Un patrimonio reunido por las herencias y adquisiciones de los 18 anteriores duques de Alba y que sería mucho mayor de no haber sufrido los estragos de la Guerra Civil. Carlos, al que su madre definió como un hombre conservador, tiene el compromiso de mantenerlo y gestionarlo. Poco amante de la fama, que tanto le gustaba a su madre y con un carácter y un físico muy parecidos a su padre, Carlos será el perfecto pero discreto duque de Alba.

Nacido en Madrid el 2 de octubre de 1948, fue apadrinado por los condes de Barcelona y, a los 5 años, heredó el título de duque de Huéscar.

Carlos Fitz-James Stuart.
Carlos Fitz-James Stuart.

Su infancia transcurrió entre niñeras y con total consciencia de lo que el destino le reservaba. Licenciado en Derecho, pertenece a varios consejos de administración y, en los últimos años, se ha dedicado con sus hermanos Alfonso y Cayetano a la gestión de las empresas familiares.

Aficionado a los deportes, la música y la lectura, se casó a los 40 años con la joven aristócrata sevillana Matilde Solís- Beaumont, con la que tuvo dos hijos: Fernando de 24 años y Carlos de 23 años.

Anuncios

El matrimonio duró hasta el 2001, tras un oscuro episodio en el que resultó herida en el pecho por una bala de escopeta. Desde entonces, se le ha relacionado son la empresaria Alicia Koplowitz, con Paloma Segrelles y más recientemente con Belén Arróspide. De él han destacado el sentido del humor, cordialidad y extrema discreción. Según algunos, esperará casi un año de luto para solicitar la sucesión de los 40 títulos nobiliarios y las 12 grandezas que le corresponden tras morir su madre.

Haz clic para leer más