Adán y Eva, una controvertida serie televisiva de los martes a las 22: 30 del canal Cuatro. Ha despertado en la teleaudiencia mucha curiosidad, se han visto diferentes matices de personas al desnudo en una playa, donde aparentemente la pareja inicial tiene la oportunidad exclusiva de conocer a quien puede llegar a ser su pareja. Sin embargo transcurrido aproximadamente un tercio del programa aparece una tercera persona con la intensión de rivalizar para ganarse el amor de Adán o de Eva o de los dos según sea su interés.

Anuncios
Anuncios

En el Reality Show se intenta mostrar al desnudo la lucha del ser humano por encontrar el amor que al igual que en la guerra no tienen reglas preestablecidas. Finalizado el Reality, se debate en una mesa acerca de la condición humana, su cosmovisión, sus intereses, sus anhelos, sus frustraciones, mientras se muestra a la teleaudiencia noticias de interés social general, tales como los diferentes casos actuales de corrupción.

Por primera vez, veo un reality show que rompe con los esquemas del mero interés voyerista de la teleaudiencia que de manera conformista acepta los trasnochados programas o formatos adaptados para que al mejor estilo de 1984 (Big Brother) de George Orwell, se vigile y controle la conducta humana.

En esta historia no triunfó el Amor
En esta historia no triunfó el Amor

En este caso el objetivo cambia puesto que se utiliza el voyerismo social como gancho para llamar la atención e informar sobre situaciones reales y de interés político. Se revindica al ser humano como animal político y crítico frente a su entorno y capaz de transformarlo.

En el reciente capítulo de ayer se vio claramente como la vida de cada persona depende de su capacidad para elegir. Vimos como Eva vivió una relación intensa y rápida con su inicial Adán (Daniel) hasta que aparece el segundo Adán (Paco), que representaba más la figura de Caín, seductor, mentiroso, musculoso, poco comprometido o poco preparado atléticamente para el juego de Cuatro, que le permitiría mayor oportunidad de conquistar a Eva.

Anuncios

No obstante, Eva se dejó llevar por la pasión y comió la fruta de Caín, desterró del dormitorio y de la playa a Adán, el papel de la serpiente de revelar la verdad a Eva, la hizo caer en cuenta de su error de elección, condicionó la decisión final de Eva quien finalmente se quedó con el paciente, seguro, sincero y no tan musculoso Adán. En esta historia no triunfó el amor, triunfó la justicia hacia Paco que se quedó sin su trofeo de guerra. Triunfó la injusticia hacia Daniel quien se quedó con una mujer que no lo quiere y que está con él, solo por la mentira de Paco.

Cuatro y la serpiente inclinaron la balanza hacia Eva cuyo castigo fue saber la verdad, la frustración de quedarse sin el embustero Paco, y quedarse con el utilizado, excesivamente confiado, bien intencionado Daniel, quien se arriesga a quedarse solo, rechazado, cuando aparezca un hombre sincero o embustero que no se deje pillar, que le ponga, en la vida de Eva. Sin duda Eva, Paco y Daniel aprenderán la lección en la vida real!

Haz clic para leer más y mira el vídeo