Vaya que son muchos los casos de ex reinas de belleza involucradas con hombres del crimen organizado; ellas, mujeres con clase, jóvenes y bonitas; ellos, hombres adinerados y con poder que las pueden llenar de lujos.

Entre otras, se encuentra Alicia Machado, Miss Universo 1996, quien ahora es actriz y cantante,  y quien después de verse involucrada en varios escándalos, se le relacionó con el traficante mexicano José Gerardo Álvarez Vázquez "el Indio", operador del cártel de los Beltrán Leyva, a quien se señala como padre de su hija , aunque ella lo ha negado, asegurando que el padre de la niña es un empresario de Jalisco.

Pareciera que en la época actual es más común ver a las llamadas reinas del narco: "Eso ya pasaba cuando yo gané, eso ya sonaba un poquito... lo veo mal, no por ser reina de belleza, pero el estar involucrada en algo así no es nada sano, no es algo que te deje algo positivo en tu vida, entonces yo no lo apoyo, yo no lo haría, no lo veo bien" dijo en exclusiva Ximena Navarrete, Miss Universo 2010.

La reina de belleza, de una manera chusca, pide pasar desapercibida para ese tipo de hombres: "Ay no… no… esos no que no se me acerquen, que se alejen, no, yo intento siempre involucrarme con gente sana, estoy siempre muy cerca de mi familia y eso ayuda" expresó la joven de 26 años.

Tal pareciera que la tapatía quisiera jugar el clásico juego de las escondidillas con los hombres del narco, no así para los hombres casados, pues desde hace algunos meses a Ximena se le ha señalado como la manzana de la discordia entre William Levy y su pareja Elizabeth Gutiérrez: "no voy a hablar de eso, no tengo nada que decir, la gente que me conoce sabe realmente quié soy, y cómo soy.

Vídeos destacados del día

William y yo somos muy amigos, desde que trabajamos juntos en la telenovela (La tempestad), tuvimos muy buena química".

Así, Navarrete nos confesó que se encuentra soltera pero con ganas de encontrar el amor: "Me encantaría tener hijos, a mí me encantan los bebés y me encantan los niños, sí me encantaría tener hijos la verdad, ojalá Dios me los mande"..