Rihanna fue excluida de las redes sociales para sus fotos escandalosas y durante los últimos seis meses no se ha visto en la red, ahora reaparece aún más provocativa con algunas fotos en Instagram. Se presentó con un vestido atractivo, interpretando una tortuga Ninja, por supuesto, a su manera, con una actitud muy provocativa. Las fotos de la discordia que provocaron su cancelación de las redes sociales, fueron tomadas por la revista francesa "Él" en la que la cantante aparecía completamente desnuda, violando inevitablemente las normas de todas las redes sociales, y después estas fotos desaparecieron. 
Las fotos aparecidas en Instagram, fueron publicadas por la misma Rihanna en ocasión de la fiesta de Halloween, donde llevaba una máscara, un escote impresionante y tenía los labios rojos como el fuego, en esta manera, sino en su propia manera, ha atraído miles de contactos haciendo hablar nuevamente de sí misma. En los últimos seis meses, la cantante de Barbados, se hizo notar sólo en el más "permisivo" Twitter, siempre con actitudes provocativas y con posturas en el límite de la permisividad.

Probablemente su impetuoso retorno en Instagram, podría ser una táctica publicitaria para promocionar su último álbum que es salido el 4 de noviembre 2014, con la continuación de "Unapologetic", una operación de marketing que podría aumentar la notoriedad de su último trabajo. 
De todos modos, la provocación es su trabajo y la mujer de veintiséis años, hace de sus acciones el caballo de batalla para llenar los sitios y los periódicos de su imagen. Por supuesto, en esta manera está expuesta continuamente a la censura y arriesga de ser excluida de nuevo, incluso con las nuevas imágenes, que pero en este caso, son mucho más serias que las publicadas en el mes de mayo. Esta vez, ella eligió el personaje de un cómico famoso y, sin embargo, original, aprovechando de la celebración de Halloween que quiso volver aún más provocativa para atraer la máxima atención sobre sí misma y para mejorar su notoriedad.