Kate Middleton asistió como correspondía a una de sus visitas oficiales al Orfanato East Anglia, en el condado de Norfolk. Era el primer viaje oficial que realizaba en solitario desde que se quedó embarazada de su segundo hijo. Este evento era una campaña para recaudar fondos, con el fin de construir un nuevo centro para niños enfermos, que se llamará "The Nook Appeal". Este nuevo edificio reemplazará el actual "Quidenham", que necesita ser reformado, ya que es el más antiguo del país.

Anuncios
Anuncios

La duquesa estuvo recorriendo el sitio y saludando a los asistentes como en cualquier visita oficial. Lució muy sofisticada con un vestido rojo y el cabello recogido en una coleta de caballo, lo cual permitía ver su rostro. Toda la visita fue muy emotiva para la Duquesa, ya que al entrar al Orfanato una niña le hizo una reverencia y le demostró lo feliz que se sentía de conocerla. Ahí ya se pudo notar la sensibilidad de la Duquesa, que se sintió muy emocionada ante tal recibimiento.

Kate Middleton realizando obras benéficas.
Kate Middleton realizando obras benéficas.

La mujer del Príncipe Guillermo está embarazada de 4 meses, y el hecho de asistir a un evento rodeada de niños ha sacado toda la ternura y las emociones de la Duquesa a flor de piel.

Durante la visita la Kate fue escuchando varias historias de los niños que están en el orfanato. Cada relato era todo una odisea de cada uno de sus protagonistas. Pero la historia que más le impactó a la Duquesa fue la de Leigh Smith, una madre de 33 años que perdió a su hija de tres meses, por una enfermedad del corazón.

Anuncios

Kate recordó la historia ya que Leigh le había enviado una carta personal a la Duquesa sobre su difunto bebé, una niña llamada Beatrice, que murió de una insuficiencia del corazón debido una enfermedad poco conocida. Kate respondió la carta personalmente y tras ponerle cara a esas palabras que había leído no pudo contener la emoción, y fue cuando se pudieron ver las lágrimas de los ojos de la Duquesa. De hecho, le refirió unas palabras a la joven madre: "señora, es muy valiente, siento mucho por lo que estás pasando".

La espontaneidad de Kate sorprendió a todos los presentes, se supone que la esposa del Príncipe Guillermo está instruida para mantener los protocolos de la realeza. Pero en este caso ganaron los sentimientos y la sensibilidad.
Haz clic para leer más y mira el vídeo