¿De qué hablamos los españoles? En los bares es muy común escuchar a la gente mientras toma un café con leche con tostadas hablar sobre los problemas económicos del país, el gobierno, de Arthur Mas con querer independizar a toda Cataluña de España, que la Infanta Cristina quiere pasar como si no hubiese hecho nada en el caso Nóos, que la Pantoja va a la cárcel directamente por blanqueo de dinero y que ya no le queda más recurso para presentar para que anulen su sentencia, que la Pantoja hace una comparación absurda entre ella y la Infanta Cristina, de que la justicia no son para todos iguales, los accidentes carreteros, lo que pasa con EI que decapitan si no consiguen lo que desean y así sucesivamente.

En la Televisión, en radios y revistas, se vuelve a hablar de lo mismo que en los bares, pero ahí está el grupo de investigación que entra en escena. Los problemas económicos mientras no cambiemos de mentalidad y actitud, no cambiarán absolutamente nada. Con respecto a Arthur Mas, supuestamente Rajoy fue contundente en su discurso en el Telediario que no dejará jamás que Cataluña se separe de España, la Infanta Cristina que ya no es infanta porque hace rato perdió sus derechos, aunque después ella presente un escrito para que su hermano el Rey Felipe VI haga lo que tenga que hacer, deja en claro que no tuvo necesidad de llegar a hacer lo que hizo "por amor a su esposo" o "porque no recuerdo o no sé", entre lo de Hacienda y blanqueo de capitales ya hay mucho para hablar de esta señora y su esposo.

Vídeos destacados del día

Que la Pantoja se compara con la Infanta Cristina en cuanto a las leyes, parece que a la Pantoja no le ha quedado claro que ella no es Infanta, ni tiene por qué haber ley que ya la defienda cuando ha visto el hilo de tanto dinero mientras estaba con Julián Muñoz y ahora se pone del lado como víctima del "yo no fui".

La prensa rosa, los diarios, la televisión tienen mucho para hablar y desglosar de diferentes temas, pero qué pena que no hablen de cosas más amenas, más edificantes y que todos los días los españoles debamos escuchar tantas cosas malas.