La actriz de 41 años Tori Spelling, conocida por su papel de Donna Martin en la serie de los noventa Sensación de vivir, fue puesta en cuarentena el pasado 18 de Octubre tras presentar síntomas que coinciden con los del ébola. Según cuentan medios estadounidenses como US Weekly, el sábado pasado Tori se encontraba rodando su reality show "True Tori" cuando empezó a toser de forma muy violenta. La actriz, que estuvo apunto del desmayo, fue llevada de urgencia al hospital Cedars Sinai de Los Ángeles (Estados Unidos).

Casi de inmediato los médicos reconocieron los síntomas de ébola y saltaron todas las alarmas en el hospital. Spelling fue puesta en aislamiento y tras algunas pruebas se concluyó que no padecía ébola, sino una bronquitis severa y principios de neumonía. Todo un susto para la actriz, quién actualmente protagoniza el reality show "True Tori" para la cadena Lifetime junto a su marido Dean McDermott y sus cuatro hijos (Liam, Stella, Hattie y el pequeño Finn, nacido en 2012)

Tori es la hija del conocido productor de Televisión Aaron Spelling, quién no dudó en ofrecerle el papel de Donna Martin en la legendaria serie de los noventa Sensación de vivir. Esta serie convirtió en estrella a una joven Tori Spelling de tan solo diecisiete años, quien fue duramente criticada por no ser tan guapa como las demás actrices de la serie y por ser la hija del productor de la misma.

Su padre produjo una gran cantidad de series muy famosas como The Rookies, Starsky y Hutch, Los Ángeles de Charlie, Charmed, Melrose Place o Siete en el Paraíso. Desafortunadamente falleció en el 2006 dejando en herencia 800.000 dólares a Tori y a su hermano y 500 millones de dólares a su cónyuge Candy Spelling.

Desde su aparición en Sensación de vivir, Tori ha hecho pequeños papeles en películas famosas como Scary Movie 2 o Scream 2 y cameos en series televisivas como Mystery Girls con Jennie Gartn, antigua compañera en Sensación de vivir. También apareció en el remake de Sensación de vivir (90210) de 2009, en el cual volvía a interpretar a Donna Martin pero fue un fracaso estrepitoso y se canceló de inmediato.