Sin dudas, la muerte de la conductora Joan Rivers conmocionó al mundo entero y sorprendió a todos, ya que se la veía muy bien de salud y con mucha vitalidad en cada una de sus apariciones en la televisión.

Joan Rivers falleció el pasado 4 de septiembre en un hospital de Nueva York a los 81 años. Ahora están saliendo a la luz varios detalles sobre el deceso de la conductora y cómo ocurrió todo.

Según el examinador médico de la mencionada ciudad estadounidense, a Joan Rivers se le colocó sedante propofol antes de que fallecer a causa de que no tenía los óptimos índices de oxígeno en la sangre cuando se llevó a cabo una intervención quirúrgica para intentar curar sus cambios en la voz y acidez constante.

Anuncios
Anuncios

La forma en que Joan Rivers murió fue a causa de una complicación terapéutica. Esto quiere decir que su fallecimiento fue consecuencia de una complicación predecible de terapia medicinal.

La comediante se hecho una cirugía en Yorkville Endoscopy, en la ciudad de Manhattan, el día 28 de agosto cuando tuvo el paro cardíaco. En ese entonces, fue trasladada de urgencia a un hospital de cercano, a donde llegó inconsciente y los doctores decidieron sedarla.

Melissa Rivers, hija de Joan, confirmó transcurridos unos días que su mamá fue puesta en soporte vital.

La legendaria conductora falleció con toda su familia y sus amistades más cercanas a su alrededor, comunicó Melissa en ese entonces. Además, aseguró que lo que más feliz hacía a su madre era robarles una sonrisa a las personas. Por ello, sostuvo que sin dudas su último deseo hubiese sido que todos volviéramos a sonreír.

Actualmente, El Departamento de Salud de Nueva York la aseguró a ABC News se encuentra abierta una "completa investigación", del hospital donde Joan Rivers se encontraba realizando tratamiento.

Anuncios

Una fuente comunico que no se había por sospechas a delitos, sino porque se trataba de una rutina de la investigación.

Una gran pérdida que aún se hace sentir en el mundo de la pantalla chica y que dejó muchas incógnitas.

Haz clic para leer más