Con sus ya habituales poses eróticas, sus canciones pegajosas y un gran derroche de efectos técnicos, la joven diva del pop estadounidense Miley Cyrus llevó al borde del delirio a los más de 20 mil jóvenes argentinos que se reunieron en el estadio GEBA, en Buenos Aires, desafiando las gélidas temperaturas del invierno austral.

Como parte de su ¨Bangerz Tour" por América Latina, la conocida intérprete de la popular serie de televisión Hanna Montana, no tuvo reparos para mostrase muy ligerita de ropas, rodeada de ositos de peluche y objetos eróticos con los cuales interactuó para beneplácito de sus fans.

Controversial e irreverente son algunos de los calificativos que aparecen hoy en las redes sociales al describir el concierto de más de una hora y media de duración, a estadio repleto a pesar de las inclemencias tiempo y de los más de doscientos pesos que costaba la entrada por persona.

Cyrus complació a sus fans con la interpretación de sus dos mayores hits "We can't stop" y "Wrecking Ball" y soportó estoicamente la pertinaz llovizna junto a los asistentes que también pudieron escucharla en temas como "SMS (Bangerz)", "4x4", "Adore You", "Drive", "My Darling", esta última en versión hip-hop.

La artista rindió también homenaje a los míticos Beatles en una versión muy suya de "Lucy in the Sky with Diamonds", donde lució sus mejores dotes de intérprete.

Previo al concierto la artista había causado conmoción en la ciudad argentina al irse de compras a un exclusivo centro comercial del barrio porteño de Recoleta, a donde fue seguida por un enjambre de paparazis y fanáticos.

El Bangerz Tour es la cuarta gira de Conciertos de la artista de 21 años, para promover su disco de 2013 ¨Bangerz´.

Vídeos destacados del día

Esta gira comenzó en la ciudad canadiense de Vancouver el 14 de febrero de este año en el Rogers Arena y ha recibido críticas muy favorables por la actuación de Cyrus, su vestuario y la forma que tiene ella de burlarse de sí misma.

Pero no todos ven con buenos ojos la actitud de la joven cantante pop. El pasado 21 de agosto la comisión gubernamental de la República Dominicana que supervisa las actuaciones públicas prohibió su concierto del 13 de septiembre en Santo Domingo por cuestiones de moralidad. Según dicha comisión, la cantante realiza actos en sus presentaciones que van contra la moral y las costumbres.

Este fue el cuarto concierto de la artista en Suramérica, luego de sus presentaciones en Brasil (26 y 28 de septiembre) y en Chile (1 de octubre). Su próximo concierto será el miércoles en Auckland, Nueva Zelanda, antes de una serie de 5 conciertos en Australia.