La controversial actriz Megan Fox, que en múltiples ocasiones se ha declarado bisexual, experimenta sus primeros enfrentamientos con su esposo Brian Austin Green, su relación monogámica de hace cuatro años, con respecto a la forma de criar a sus dos pequeños: Noah (2 años) y Bodhi (7 meses). Ella no ha cesado de defender su postura tolerante y liberal, mientras él espera lograr disciplina, orden y respeto.

"No soy nada estricta" dijo la Fox y se refirió a cómo les gustaría que sus hijos vivieran a plenitud cada momento.

Anuncios
Anuncios

Además, expresó su deseo de darle libertades en sus conductas sexuales. Según Megan, ella está dispuesta a abrir las puertas de su casa para que traigan a sus novias: "Prefiero que al menos sea en casa, donde estén a salvo".

Al parecer espera darle a Noah y a Bochi lo que sintió ausente en los momentos más importantes de su adolescencia y juventud. Recordemos la rebeldía que la caracterizaba. Esto fue lo que dijo en 2011 de su tiempo escolar: "Nunca fui la chica guapa del colegio, con la que los chicos quisieran salir.

Llevaba aparatos en la boca y me teñía el pelo de color naranja. No era de las populares, más bien era solitaria."

En su carrera, en sus sentimientos más íntimos siempre han coexistido su lucha a muerte contra el mundo y la sensualidad casi magnética que la une con las personas. Nunca ha querido que la valoren desde una única versión porque Megan es de muchas formas: sexy, irónica, alegre, melancólica…Y de lo que debemos estar más que seguro es que será una madre totalmente diferente a cualquiera que conozcamos.

Anuncios

El asunto más alarmante ahora es de cómo mantener un equilibrio entre su esposo y la maternidad. La comunicación de la pareja podría verse en peligro e irse al traste luego de haber dicho ella misma sentirse afortunada por haber encontrado a una persona espontánea, capaz de mantener la relación a pesar de ¨todas mis idioteces".

Si bien dice la actriz que al hablar de sensualidad y de sexo no debe ser escandaloso para las mujeres y que hay que desechar los principios arcaicos de la sociedad en la que vivimos; también es un tanto arriesgado dar riendas sueltas a las proezas sexuales de los hijos.

Aunque también resulta apresurado hablar de una problemática que tocaría debatir unos 13 años más tarde. Pero bueno creemos que están poniendo el parcho antes de que se descosa.

Hay algo que la actriz sí le ha declarado una guerra campal, y es a los aparatos electrónicos, pues los considera dañino para la salud de los pequeños. Dijo que en esos asuntos se declaraba totalmente hippy y que no les permitiría utilizar la Televisión, los ordenadores o móviles libremente porque los considera la causa de los trastornos de hiperactividad y déficit de atención.

Anuncios

Veremos en qué para el conflicto. Ojalá puedan llegar a un consenso yhaya mucho de qué hablar de Megan y Brian y sus locos métodos de educación.

Haz clic para leer más