Leire Martínez se dio a conocer en el concurso musical Factor X, pero no conoció la fama hasta que formó parte del famoso grupo La oreja de Van Gogh, sustituyendo a Amaia Montero. Leire siempre ha mantenido separada su vida profesional de la personal. Durante tres años tuvo un romance discreto con el actor Antonio Velázquez ("Hermanos").

La chica de Rentería (Guipúzcoa) conoció, hace un año, en Madrid, al malagueño Jacobo Bustamante. Ambos sintieron un flechazo y se hicieron inseparables. En un viaje a Nueva York el pasado mes de abril, Jacobo la sorprendió con un anillo y la proposición de matrimonio. Seis meses más tarde, el 18 de octubre se han convertido en marido y mujer en San Sebastián.

Ciudad muy especial para Leire ya que la ha visto crecer como artista.

La boda fue en la iglesia de San Ignacio de San Sebastián con aires románticos y muy discreta. La novia llegó al barrio de Gros ante la mirada de centenares de fans, en un descapotable dorado de los años 60. Lucía un vestido de inspiración clásica y sencillo, de talle bajo y escote barco, con una falda a base de pliegues dándole un gran volumen, una larguísimo velo semitransparente y de encaje que prendía del clásico recogido bajo. Prácticamente no llevó joyas, sólo el anillo de pedida (de oro blanco y diamantes rematados en una gran perla) y unos pendientes largos. Un vestido sencillo con un sencillo lazo en el talle como adorno. La sencillez del vestido daba, aún más, protagonismo a Leire. La nota de color lo puso el original y silvestre ramo de novia.

Vídeos destacados del día

El novio eligió un traje muy clásico de color gris, con corbata azul.

Una vez pronunciado el "sí quiero", a la salida de la iglesia fueron recibidos con una lluvia de pétalos en forma de corazón. Los novios posaron ante numerosos fotógrafos, fans y como no, de los invitados. Estuvieron los miembros del grupo, Álex Ubago con su mujer María Alcorta, la gran amiga de Leire, Luján Arguelles acompañada de su novio Carlos Sánchez, la cual felicitó a la novia al salir de la iglesia con un abrazo muy emotivo.