El mundo de las películas está lleno de anécdotas de lo más variopintas, y es que este es un hábitat en el que pueden encontrar de todo. A diferencia de otras muchas profesiones mucho más mundanas, el oficio de actor tiene detrás una enorme cantidad de técnicas que desde fuera pueden sonar muy peregrinas.

Existen anécdotas de actores que se dedican durante meses a llevar un taxi en una ciudad concurrida para poder entrar en la mente de uno de sus personajes. Hay historias de actores que pelean de verdad ante la cámara para aportar más realismo a un combate de boxeo. Muchos cuentan que hubo un actor que se metió tanto en el papel que acabó por partirle cuatro dientes a uno de sus compañeros de un puñetazo en mitad de una escena.

Existen el caso de un actor que se transformó tanto su personaje y en la situación que este vivía que en mitad de una escena tuvo un ataque de ansiedad. Es un oficio que tiene miles de anécdotas porque se sale tanto de lo habitual que lo mundano se vuelve extraordinario a su alrededor.

Pedir a unos actores que organicen peleas entre ellos para una película casi suena a anécdota menor dentro de las rarezas que tiene este oficio. Y esa es precisamente la petición que el director de "Fury", David Ayer, hizo a sus actores para preparar sus interpretaciones. Todo el reparto participaba en ellas.

Sin embargo incluso a la hora de dar y recibir puñetazos hay clases en este oficio y según parece a Brad Pitt le costó encontrar quién le diese un buen puñetazo. Y es que nadie quería ser el que recibiese el honor de saltarle un diente o dejar un ojo morado al protagonista y estrella de la película que en estos momentos está en grabación.

Vídeos destacados del día

Tanto es así que la historia ha trascendido al gran público. Fue precisamente uno de sus compañeros, Shia LaBeouf, quien comentó a la prensa esta historia. "Todos intentábamos captar su atención y queríamos gustarle, así que ninguno de nosotros quería ser el tío que le pegara demasiado fuerte", comentó LaBeouf durante la entrevista.

Unos piensan que es un truco publicitario, otros que un método nuevo para las películas. En cualquier caso resulta llamativo que nadie quiera darle un puñetazo a Brad Pitt. Después de participar en "El Club de la Lucha" es muy improbable que tenga excesivos problemas en aguantar un par de directos.