Larry Rudolph, el ex mánager de Britney Spears, acaba de revelar las verdaderas intenciones del polémico beso entre la princesa del pop y Madonna en el show de los premios MTV de 2003 (Video Music Awards). Según sus declaraciones, lo que todos tomaron como un arranque apasionado y espontáneo, no fue más que una maniobra publicitaria muy bien planeada.

"Madonna cronometró lo que debía suceder" dijo Larry después de once años de haber ocurrido lo del beso entre las dos cantantes. Una vez más La Chica Material conseguía un medio para encender a base de pólvora los medios de comunicación. "Generalmente esta ha sido su estrategia" y continuamente se la reinventa para continuar siendo la mujer más influyente y exitosa de la historia musical, y una de las figuras más influyentes en la música contemporánea.

El exrepresentante explicó que Madonna había sido muy insistente en los ensayos e insistía varias veces en la ubicación que debía tener Britney: "A las 10 en punto y tú tienes que asegurarte de ello". La artista fuente de inspiración de muchos cantantes, no solo usa sus estratagemas de cambios de música e imagen, sino también por sus cualidades de showoman que le dan las tonalidades de rebeldía a su gran legado a la cultura pop.

En el 2003 los MTV presentaron Britney Spears tras unos meses fuera de la industria musical, por lo que era necesario una inyección de picante y de eso le sobra a Madonna. En medio de la presentación, cualquier situación de escasa publicidad la salvó el beso a Britney Spears y un poco menos comentado el de Christina Aguilera.

Tal como se creía se hizo noticia alrededor del mundo y resultó beneficioso para que la princesa del pop lanzara su cuarto álbum de estudio, In the Zone.

Vídeos destacados del día

Por supuesto que en esta producción La Ambición Rubia incluyó sus estratégicas manos y cantó a dúo con la Spears, "Me Against the Music". A pesar de la lesión en medio de la gira de la pierna de Britney fueron consideradas las presentaciones como controversiales y altamente sexualizadas, además de generar ganancias mayores a los $34 millones.

"La audiencia no fue la única sorprendida" recuerda Larry, sino el propio Justin Timberlake, quien era la pareja de aquel momento de Spears. Él se encontraba en los premios con el rostro atónito, no daba crédito a lo sucedido. El exrepresentante asegura que Madonna siempre se refería a él como "tú", hasta que todo sucedió como ella esperaba: "Después de la presentación ella fue directamente hacia mí cuando me vio en el ascensor, no miró a nadie más. Puso sus brazos en mi cintura, me dio un gran beso en la boca y me dijo: ¿Ves Larry? Todo valió la pena".