Almudena, más conocida como Chiqui, la ex Gran Hermano 10 y ex Superviviente ha perdido a su bebé. Ha ingresado Chiqui al Hospital Santa Lucia de Cartagena el día sábado debido a que lamentablemente habría sufrido un aborto natural. Chiqui estaba embarazada de dos meses y medios. Tanto Chiqui como su esposo Borja, estaban ilusionados con un nuevo integrante que en los próximos meses nacería, nunca se imaginaron pasar por este duro trance.

Chiqui está muy destrozada, iba a ser madre primeriza y la ilusión de tener el bebé era enorme, después de tantos intentos de quedar embarazada.

Anuncios

Cuando por fin lo había conseguido, no pudo ser. Si bien Chiqui ha agradecido el apoyo en tan duros momentos, casi no podía articular palabra cuando del programa Sálvame le llamó.

Chiqui y Borja pudieron casarse gracias a las Bodas de Sálvame, se dieron el sí el 25 de mayo de 2013, toda su boda y viaje de luna de miel fueron pagas por la misma cadena, para que el sueño de Chiqui y Borja se cumpliera.

Después de su casamiento Chiqui trabajó en Sálvame Diario, pero su paso por ese programa como reportera no funcionó.

Tras ellos tuvieron problemas económicos hasta actualmente. Cuando Chiqui participó en Superviviente, se descubrió que su esposo Borja es adicto al sexo y que mantenía relaciones con otras mujeres a través del chat. Tras haberlo descubierto el programa Sálvame, Borja fue entrevistado y luego hizo un polideluxe, sacando muchos trapos al sol.

Después, Borja viajó a Honduras siempre pagado por la cadena de Telecinco para que él le confesara que le había sido infiel, pero este no lo hizo, solo dijo una verdad a medias.

Anuncios

Debido a todo esto cuando finaliza Supervivientes, Almudena perdona a su esposo pero al poco tiempo se separan supuestamente. Borja supuestamente hace un tratamiento por su adicción al sexo y Almudena y Borja reanudan su relación de pareja.

Después de otro polideluxe, la pareja había vuelto a estar junta y habían intentado agrandar la familia. Cuando Chiqui supo que estaba embarazada, para ambos fue una alegría enorme, pero lamentablemente la felicidad, les duró muy poco, si bien no lo habían anunciado públicamente, el entorno y amigos más cercanos estaban al tanto del estado de buena esperanza.