Una de las muestras más directas de que una saga de libros, grupo de películas o serie de televisión ha triunfado es que los espectadores lleguen a querer estudiar las lenguas inventadas que viven dentro de ese universo. Más aún en el caso de los idiomas que han pasado por las manos de auténticos expertos en la creación de un lenguaje y que, por tanto, han creado un lenguaje que realmente existe y no una serie de palabras sin sentido que solo tratan de llenar de sonidos lo que en realidad no deja de ser un galimatías de sonidos sin ningún valor real, es decir que están para "dar el pego".

Pasó hace ya décadas con los lenguajes nacidos de la mente de J. R. R. Tolkien, especialmente con los idiomas de los elfos que durante su primera obra referente a la Tierra Media (El hobbit), una trilogía posterior (El Señor de los anillos), y especialmente en su legendarium (El Silmarillion) puebla toda la obra de este autor mundialmente conocido por las lucha entre el bien y el mal que se desarrolla en el universo creado por Ilúvatar y sus ainur.

Pasó también hace ya varias décadas con el universo de Star Trek. En poco más de una década la moda de esta serie fue tal que incluso se empezaron a crear cursos no oficiales de klingon y actualmente existen incluso expertos hablantes de esta lengua que muy posiblemente podrían llegar a resultar equivalentes a filólogos klingon similares a los salidos de la universidad en el caso de las lenguas reales.

Un caso muy curioso es el de la lengua pársel, procedente de la saga de libros en los que se narran las aventuras de Harry Potter. Realmente no existe por ahora una academia como tal, pero ya empiezan a rondar por internet los primeros manuales sobre cómo aprender la lengua de las serpientes que tan sospechosamente hablaba el propio Harry Potter.

Ahora empiezan a surgir los primeros cursos de dothraki y no hace mucho surgió uno de valyrio.

Vídeos destacados del día

Para dentro de unos años veremos a gente intentando encontrar la manera de escribir "valar morghulis" en el scrabble. Hasta entonces los aficionados a esta saga de libros podrán entretenerse aprendiendo los idiomas de manera más o menos estructurada.