Hace unos meses nos contaban que solo estaba planeada una película, un remake de la original para mejorar el aspecto visual de la entrega y contar la historia tal y como hubiera deseado el director de haber tenido los avances tecnológicos en efectos especiales que actualmente posee la industria y los fondos necesarios para poder mostrar al espectador un espectáculo digno de esta franquicia que tantas alegrías nos ha dado con los años y que tan decepcionante acabó siendo en alguna de sus últimas entregas.

Anuncios

La verdad es que, por más que sea una cinta de culto y que realmente se disfrute mucho con su visionado, con respecto a otras cintas de la franquicia se queda algo corta en el aspecto visual. Limitado por la tecnología del momento y por un presupuesto muy ajustado, James Cameron hizo la mejor película que se podría lograr y ahora solo podemos tratar de mejorar en el aspecto visual, pues la historia es casi perfecta.

Pensábamos que nos íbamos a quedar sin poder llegar a ver en las pantallas una reversión de la gran "Terminator 2: El juicio final" y la infame "Terminator 3: La rebelión de las máquinas".

La segunda entrega de la franquicia merecía el mismo lavado de cara visual de la primera y respecto a la tercera, merecíamos un fin de la humanidad tal y como la como la conocemos acorde a lo visto antes en una cena que acabó con un postre que nos dejó con un mal sabor de boca a pesar de los deliciosos platos que le precedieron. Sin embargo parece que no era necesario rezar al dios de las máquinas para lograr que tuviéramos tres grandes cintas basadas en este universo, lo único que era necesario era demostrarle a Paramount que, a no ser que hicieran una primera cinta realmente mala, era muy posible que obtuviera pingües beneficios de la trilogía.

Anuncios

En estos meses que han pasado entre el anuncio de la primera película y el momento actual, se ha visto tanto interés en ésta que se ha decidido realizar la trilogía. Ahora solo queda esperar cómodamente sentados en nuestros sillones a disfrutar de esta enorme trilogía que, después de lo visto anteriormente y esperando que aprendieran de sus errores, muy posiblemente funcione. Que empiece el espectáculo.