Chabelita, o Isabel II como la llaman en la prensa rosa, ha sido la celebritie de la que más se ha hablado en todos los programas de corazón a lo largo de este año. La hija de Isabel Pantoja cumplió la mayoría de edad el pasado año y, desde entonces, está sufriendo el acoso de los paparazzi en busca de exclusivas. Si los cazadores de exclusivas van detrás de Chabelita es porque la joven lleva una vida muy controvertida, con muchos altibajos y al más puro estilo película de intriga, lo que da pie a debates entre expertos del corazón.

Anuncios

Uno de los culebrones más comentados tanto en Televisión como en las redes sociales fue el de su embarazo. Incluso su hermano mayor, Kiko Rivera, opinó públicamente sobre la futura maternidad de la joven y expresó su malestar con la pequeña, ya que con 18 años no la veía lo suficientemente madura como para afrontar un desafío de tal envergadura. Además, el historial del futuro padre, Alberto Isla, mosqueaba aún más al hijo de Isabel Pantoja, pues Alberto siempre ha tenido fama de mujeriego y de no respetar a sus parejas.

Tras ser madre, el culebrón se agudizó más aún ya que Alberto Isla cumplió con las expectativas y le fue infiel a Chabelita. A raíz de esto, la pareja ha sido portada casi a diario en todas las revistas y programas del corazón, lo que los ha llevado a ser conocidos por toda España.

Ante tal repercusión, Telecinco ha aprovechado para ofrecer un puesto a Chabelita en uno de sus programas. La hija de Isabel Pantoja tendrá a partir de hoy una sección en el programa de moda 'Cazamariposas', y su función consistirá en opinar y aconsejar sobre la forma de vestir de las famosas de nuestro país.

Anuncios

Lo más sorprendente será su sueldo de 900 euros por cada programa en el que colabore, pudiendo llegar a los 7.200 euros en tan sólo un mes. Al conocerse la cifra, se levantó un gran revuelo entre la gente corriente y los telespectadores de la cadena de Basile.

Y la verdad es que no es justo que una persona sin carrera alguna y con una preparación pésima reciba tal cantidad de dinero cuando en la cola del paro hay periodistas, enfermeros, economistas, filólogos... Y los pocos que trabajan lo hacen en condiciones infrahumanas en cadenas de comida rápida o como empleados de tiendas de moda.

Sin ir más lejos, se calcula que el sueldo de una persona que hace 30 horas a la semana en una fábrica no supera los 800 euros al mes. Juzguen ustedes mismos.