Mucho se está hablando últimamente de los colaboradores del programa estrella del grupo Mediaset. Sálvame es la maquinaria perfecta que todo dueño de una cadena de Televisión quisiera tener ya que le funciona todos los días y ello es debido al equipo que hay detrás y delante de las cámaras. Las audiencias le acompañan desde que empezó siendo un late night hace unos años y pasó a ser un programa diario.

Este programa como sabéis, a día de hoy es un programa del corazón donde sus estrellas son los colaboradores, los cuales proporcionan noticias pero también son protagonistas de ellas, convirtiendo al programa en una especie de circo que se retroalimenta con polémicas de los miembros del programa. A las idas y venidas de ellos, con bajas, problemas duros y demás se puede ver los enfrentamientos constantes por noticias, por comentarios o por ver si son personajes públicos o no.

Recientemente hemos podido ver la reentrada de Terelu Campos y el pequeño morbo que llevó este regreso, porque la sentaron con María Patiño, quien fue la que presentó este verano el programa de los viernes por la noche, cuando antes lo hacía ella. Esa pequeña discusión para llenar minutos de pantalla les sirvió un 20% de audiencia que no muchas cosas lo hacen ahora. Se está preparando también para próximas fechas la reentrada de Rosa Benito quien tendrá que lidiar con temas duros sobre su familia, su ex marido y su hija amén de que tendrá que contestar a las polémicas desatadas en plató. Lidia también tendrá que hacer frente a las palabras de Jimmy Giménez Arnau.

La bronca Isabel Gemio contra Jorge Javier y el resto de colaboradores será noticia las próximas semanas y las peleas que vayan surgiendo y retroalimentando serán lo que lleven a esta temporada a Sálvame. Además también está la pelea Mila contra Santana que seguirá llenando horas del mismo. Mucho se especula sobre el programa, pero la cosa sigue funcionando y permitiendo obtener datos de audiencia enormes, que permiten sostener la tarde de Telecinco.

El problema está en el desgaste y las repercusiones que puede tener en los colaboradores ya que a veces sacan temas que son muy dolorosos y que no creo que merezcan la pena. Juegan un papel demasiado duro y quizás a la larga les pase factura. Qué si son personajes, qué si tu has dicho esto o lo otro, qué si esto es mentira o verdad, son las frases que van a seguir estando en las tardes por mucho tiempo.