La sociedad de ahora entra en un bucle en el que ahora resulta que todos los famosos tienen que destacar en varias cosas: no sólo pueden ser guapos, sino que además tienen que salir posando en revistas de Interviú, convertirse en DJs, ser los reyes de las discotecas a las que sus fans acuden desde lejos para poder hacerse una foto con ellos... Cada persona que pasa por un programa de Telecinco de repente comienza a salir en platós de televisión de otros programas y a ser tema de conversación de la audiencia, incluso cuando los hechos no tienen mérito ninguno.

En este caso, Rafa Mora, quien se hizo famoso a partir de su paso como tronista por el programa Mujeres y hombres y viceversa, se ha convertido en el protagonista de un nuevo tema musical.

Ha elegido como acompañante a una cara famosa gracias al mismo programa, Oriana Marzoli.

Rafa Mora ha protagonizado el videoclip "Fiera de la noche", en el que pretende mostrar su otra cara. El "musculitos" siempre ha mostrado al mundo lo orgulloso que se encuentra de tener esa cara y ese cuerpo, según él mismo considera inigualable, y quien se ha mostrado arrogante y superior siempre que ha salido enfocado por una cámara de televisión. El mensaje que transmite la canción, en la cual se supone que quiere fardar de sus dotes como cantante; desde mi punto de vista no tiene mérito puesto que ahora las voces son tan retocadas y tan iguales en todos los temas discotequeros que ya no se distingue si canta Juan Magan, Jay Santos, Rafa Mora o Pepito Grillo... pero bueno, a lo que íbamos: en la canción, el protagonista vive una historia de amor con su "piba" (Oriana Marzoli) y es víctima de un desamor.

Vídeos destacados del día

Se supone que nos quiere decir que él es un mundano que tiene sentimientos como cualquier otra persona y a la que no todo le sale bien; no está mal que intente mostrar que no es tan superficial como lo que hemos podido ver de él hasta ahora.

La verdad es que lo que vende ahora es la imagen, y lo de conquistar a una persona por la personalidad parece que sea un cuento o algo pasado de moda que sólo hacían nuestros abuelos... La sociedad ha cambiado y los gustos también, pero de ahí a que intentemos tomar como modelos a personas que cambian las neuronas por proteínas para ir al gimnasio... a saber hasta dónde vamos a llegar.