La mayoría de la gente ve la Televisión. Desconozco a la población completa de España, pero podría asegurar que el 99'8% de ella tiene una televisión en su casa. Las hay, incluso, que tienen dos. Y como casos excepcionales, aunque hoy en día no tanto, hay casas que poseen 3 o más televisiones.

Pero, ¿para qué usamos la televisión? De ese 99'8% de la población, hay gente que sólo la utiliza para jugar a las videoconsolas, para poner sus DVD's o BluRay's preferidos. ¿Y el resto? El resto se dedica a ver los diferentes programas, series, deportes, telediarios, etc. que emiten hoy en día. La mayoría lo ven en la televisión pública, en el ya conocido TDT.

Otros, los más afortunados en mi opinión, gozan de infinidad de canales dedicado a muchísimos tipos y categorías de contenidos. No daremos nombres por no hacer publicidad, pero todos sabemos sobre qué empresas privadas estamos hablando.

¿Y los que no pueden pagarlo y se tienen que conformar con la televisión pública? Lo cierto es que, antes de opinar sobre cualquier programa y/o serie, debemos decir que, ante nuestra trsiteza, la televisión sigue emitiendo esa basura porque hay gente que lo ve, opina y participa.

Lo que no se puede negar es que programas como Mujeres, Hombres y Viceversa, Gran Hermano, Sálvame Diario, Sálvame Deluxe, Hable con ellas, Cazamariposas, Cazamariposas XXL y demás patrañas de la televisión no aportan, siquiera, enretenimiento a una pare de la población. A otro sector le sirve con seguir estos programas asiduamente en los veinte minutos previos a irse a trabajar.

Vídeos destacados del día

Pero hay otro sector, que personalmente no coincido con él en absoluto, que vive dichos programas.

Señoras ancianas que se sorprenden de las "noticias" contadas en Sálvame sobre Amador Mohedano, muchísimos jóvenes que viven con pasión todos los capítulos de Mujeres, Hombres y Viceversa. Los comentan, los tuiean y dan grandes charlas sobre lo que es el amor en un contexto en el que ese supuesto "amor" del que están hablando está preparado previamene para contentar a la audiencia. ¿No se dan cuenta? ¿Qué nos queda de televisión?