Ya ha llegado y parece que se va a quedar una temporada el nuevo programa estrella de antena 3. Se trata de la adaptación "mini" del programa insignia de la cadena, "Tu Cara Me Suena Mini". Ayer comenzó la primera edición en España del programa de cante más famoso de los últimos años, y cuya primera edición, curiosamente es la segunda que se hace en el mundo, pues la primera se llevó a cabo en nuestro país vecino, Portugal, y eso que el programa es originario de aquí.

Pues bien, como hemos dicho, ha arrancado la versión mini del concurso de imitaciones, cuya mecánica es similar que la de adultos, pero esta vez, los niños están apadrinados y tutorizados por antiguos concursantes de las tres ediciones emitidas en España.

En este caso, los chavales cuentan con edades comprendidas entre los 6 y los 13 años y en ellas vamos a ver imitaciones de cantantes o de parejas de cantantes, porque los famosos también actuan.

El presentador sigue siendo el mismo, el jurado de momento son los 3 de siempre, sin Marta Sánchez y la idea es mantener el éxito de un programa que lleva 3 años siendo de lo más visto en la tele. Pero claro ahora saltan las dudas de todos. ¿Es un programa en el que los niños tienen que estar? Por muy blanco que sea, ¿los padres y los niños lo llegan a entender?, ¿no es demasiada exposición de críos a este tipo de cosas?

No se, me parece, desde mi punto de vista humilde, que este tipo de programas, por muy blanco que sea, no deberían de tener a niños, por el simple hecho de que los niños, ya sea en este o en otros programas de canto, cocina o lo que sea, deberían dedicarse a ser niños y no entrar en una dura competicia de la cual pueden salir perjudicados en alguna manera.

Vídeos destacados del día

Este tipo de programa lo que fomenta es que muchos niños se replanteen su vida y quizás, estando las cosas como están, los padres tengan que pensárselo un poco. Los niños tienen que estar en la escuela preparándose para ser ciudadanos de un mundo que es demasiado competitivo, que cuando sean mayores se quieren dedicar a cantar, no me importa pero jugar con unas ilusiones que la mayoría de veces se trunca es una cosa muy seria y se puede dañar a unos niños que creen que valen y luego se dan de bruces contra la realidad.