Muchas de las veces que encendemos la Televisión, encontramos frente a la pantalla una cantidad de programas que no aportan ningún aspecto cultural sino al contrario. Debates basados en personajes del corazón, espectáculos de tele realidad (de los que suscitan las dudas acerca de su realidad), y este tipo de programas en los que no se aporta ninguna fuente de la que podamos aprender algo.

Este tipo de programas son clasificados o llamados "televisión basura" y han ido provocando con el paso de los años una gran controversia en la sociedad española ¿Aprenden realmente nuestros hijos o adolescentes alguna fuente cultural o algo realmente importante con este tipo de programación? O por el contrario, se quedan con la mente igual de vacía y carente de una televisión sana, informativa que aporte datos o aspectos interesantes sobre algún tema actual o de la antigüedad.

Anuncios

Muchas personas opinan y dicen que la televisión ya no es lo que era. La inocencia se ha ido perdiendo a un paso acelerado con el paso de los años. Ya prácticamente no existen aquellas series de comedia que tanto nos hacían reír, ni tampoco documentales interesantes con los que poder descubrir el mundo.

Parece ser que hoy en día solo se busca el morbo de saber de la vida de cualquier persona. Si preguntas por algún personaje polémico que haya salido en la televisión en estos últimos días, la mayoría de la gente sabrá responderte con información detallada de quien se trata, ya que desnudan completamente al personaje hasta el punto de saber cualquier aspecto más íntimo de su vida personal.

A pesar de la existencia de concursos en los que se incluyen cuestiones culturales, en los que persona anónimas interactúan con el fin de ganar un premio, debería haber aún más. Algunas de los programas emitidos en la televisión actual, sin duda alguna, provocarán de forma negativa una influencia en nuestros preadolescentes, porque quizás ellos sean los que más hagan un alto consumo de la televisión.

Ya no existe una preocupación por la educación de las personas de nuestro país, ni su crecimiento como persona.

Anuncios

Parecer ser que solamente se busque la mayor audiencia posible y como consecuencia y mayor éxito y beneficio para la cadena emitente. Está claro que son programas ya anclados a nuestra sociedad, pero aun así… ¿Podremos reducirlos? ¿Podríamos mantener un equilibrio entre varios programas que abarcasen distintos tipos de ocio?