Antes de nada, tengo que decir que no vi la entrevista completa, simplemente vi a trozos, pero también lo seguí por las redes sociales las cuales no dejaron en muy buen lugar al chico.

Ayer por la noche, en el programa estrella de Telecinco, Deluxe, que es la versión nocturna de los viernes del Sálvame diario se pudo asistir a una de las historias mas truculentas y extrañas de los últimos años. La protagoniza el hijo de Carmen Ordóñez, de la que hace poco tiempo se ha cumplido 10 años de su fallecimiento, y en la que su hijo acudió a contar su historia más reciente, la cual salpicada de un oscuro raro.

Julián Contreras Junior, ha contado que se ha intentado suicidar debido a que su situación económica no es de las mejores del mundo, según él, está arruinado, cosa que a la gente le ha sorprendido porque parece ser y según cuenta el protagonista, ha ido dejando dinero a gente a través de terceros y ahora el se ha visto sin la pasta y con unas reformas y sin los elementos básicos para vivir.

Es más cuenta que su médico le ha recetado pastillas por una grave depresión que atraviesa, llegando a tomar 10 pastillas diarias. De lo que vi, los collaboradores del programa estaban estupefactos y no se lo podían creer, como una persona así estaba en esa situación.

Según avanzaba la historia, la gente se indignaba en las redes sociales de manera brutal, porque por desgracia hay mucha gente que está en peor situación que él, y eso es verdad, pero no tenían el trampolín que tiene este chico que en parte y gracias a esa noche parte de sus problemas económicos se solucionarían.

Pero lo más indignante de todo es que parece que la historia que nos han contado ha quemado a la gente, por gestos que se podían ver, como las "risas" de Jorge que se le pudieron ver cuando se marchaban a publicidad, el hecho de que Kiko Matamoros, supuesto mejor amigo de la Divina no conociese la noticia con tiempo, y que parecía un espectáculo lamentable.

Vídeos destacados del día

No soy quien para criticar la situación de este chico, pero alguien que tiene todos los posibles, un restaurante, dinero y una familia que le puede ayudar no se puede permitir el lujo de ir a un programa a "llorar", cosa que la gente no se creyó porque no le salían ni una lagrima, su situación, porque aquí han habido montones de suicidios y situaciones desesperadas y no se les ha dado ni siquiera visibilidad en las noticias.

Las redes sociales han sido un hervidero constante contra el chico y contra el pograma por permitir semejante carnaza que no lo es para tanto. La historia de este chico en cuanto a economía no se debería de haber permitido, su historia personal quizás si porque ha tenido mucho sufrimiento. Respecto al programa, ayer fue un día más hacia ese oscuro agujero negro en el que se está convirtiendo, que solo se sirve de las miserias de los demás para retroalimentarse. Quizás está llegando el momento de que la gente que lo ve, vaya usando el mando para cambiar, porque luego llega el lubes o el sábado con las audiencias y se alegran de los datos, pero yo por datos así prefiero no alegrarme la verdad.

Esperemos que desde arriba de la cadena se planteen si les merece la pena esto, porque cada vez las críticas son más brutales y la gente se empieza a cansar de estas historias.