La actriz, dramaturga y directora nacida en Uruguay y reconocida en Argentina y en el todo el Mundo, ha fallecido a los 92 años, dejando atrás una vida fructífera, deliciosa, y llena de talento para el Cine y el Teatro Rioplatense.

Su velatorio se realizó en el Salón de los Pasos Perdidos, del Palacio Legislativo de Montevideo, de la misma manera que se honra a un jefe de estado, su personalidad así lo requería, y se ha decretado duelo nacional. Sus restos descansan en el Cementerio Central de Montevideo, lugar donde están todos los personajes ilustres de la cultura Uruguaya.

Anuncios

El mismo presidente Sr. José Mujica adelantó su viaje desde Finlandia, para rendirle tributo a la querida China Zorrilla.

En el 2008 le fue otorgada la condecoración de la Legión de Honor por el gobierno de Francia, en el grado de caballero (Chevalier). El gobierno chileno le concedió la Orden al Mérito Docente y Cultural, Gabriela Mistral, y el gobierno uruguayo la homenajeo con un sello de correo. Posee la Orden de Mayo otorgada por el gobierno Argentino, le ha recibido el mérito de Ciudadana Ilustre en Montevideo, Buenos Aires, y Mar del Plata.

Su biografía está llena de premios y homenajes, en el cine se destacó en las películas Esperando la Carroza y Elsa y Fred, pero ha participado en más de 50 películas desde 1971.

Ha tenido la oportunidad de ser dirigida por excelentes directores de la época tanto en cine como en teatro, de trabajar con actores de primera plana, en el Rio de la Plata y en varias ciudades de Europa y América.

Produjo, tradujo, adaptó, actuó y dirigió obras de teatro, y las pudo presentar en los mejores teatros del mundo.

Anuncios

Paris, Madrid, Moscú, Broadway, Buenos Aires, Montevideo y muchos sitios más tuvieron el placer de ver sus actuaciones.

Incansable, siempre trabajando, siempre creando.

Una mujer llena de historias, anécdotas, éxitos, con una simpatía y una facilidad de palabra increíble que cuando contaba sus relatos, nos llevaba al lugar, lo imaginabas, sentías los aromas y las músicas.

La anécdota de que un día le prestó a un taxi metrista 37 mil dólares, eso ya lo saben todo el mundo, ella era así, avasallaba, no le tenía miedo a nada, podía y lo hacía, sin miramientos, sin meditarlo, eso la hizo especial, tanto en su vida privada como en la caracterización de sus personajes en el cine y el teatro.

Recuerdo un día que estaba esperando para entrar al teatro para ver el ballet y ella estaba allí, me la presentaron, aunque claro que sabía bien quién era, se puso a conversar inmediatamente, y a decir que se sentía incomoda porque su hermana no le había hecho un pañuelo para el cuello. Ella siempre llevaba un pañuelo en el cuello, y su hermana Guma, excelente diseñadora y confeccionista de ropa, le hacía toda la ropa a China. Ese día su hermana se había olvidado del dichoso pañuelito y entonces contó una sabrosa anécdota que le ocurrió durante un viaje a Europa.

Anuncios

Dijo: mi hermana me hizo unos trajes de vestido y chaqueta hermosos, ya estaba sentada en el avión y me doy cuenta que no llevo mi pañuelo en el cuello. Tranquilamente saque de mi bolso el neceser con aguja e hilo, me fui al baño, corté todo el ruedo del vestido, (sabía que ella siempre dejaba un dobladillo bastante grande) Me volví a coser el ruedo, y con la tira me hice un lindo pañuelo que até muy elegantemente en mi cuello…. Tenía 16 horas para hacer esto, y lo hice en un ratito. Así era ella de especial, de ingeniosa, de divertida, lo tenía todo.

Esta historia la escuche yo personalmente mientras entrabamos al teatro a ver el Ballet del SODRE de Montevideo, hace ya unos 30 años. No quiero ni imaginar la inmensa cantidad de situaciones chispeantes y alegres que le ha sucedido en todo este tiempo.

Decía China en Emily: si has conseguido hacer sentir bien a una persona, al menos una vez, no has vivido en vano.

Gracias China Zorrilla

Sigue con tu gira celestial, seguro que harás feliz a todos los nuevos "fans".