No tienen intención de que la cosa termine todavía, y es que la guerra emprendida por los comunicadores parece que no va a terminar aún. Jorge Javier e Isabel Gemio aprovechan sus plataformas para atacarse mutuamente debido a diferentes temas que tienen en común.

La entrega de premios al programa y a su presentador, las participaciones de dirigentes políticos en estos programas, también es otro motivo de ataque mutuo.

Y es ahí donde también saltan las chispas. Resulta que la pasada semana, el dirigente del partido socialista a nivel nacional decidió llamar personalmente a Jorge Javier, en directo en el programa, tras las críticas que estaba vertiendo el presentador contra el alcalde de la localidad de Tordesillas, que es socialista, tras la disputa del famoso y controvertido Toro de la Vega.

En sus exposiciones el presentador contaba su cercanía al partido de Sánchez, pero que llevaba una temporada bastante desilusionado con el mismo por la deriva que llevaba y que estaba pensando en no volver a votar, y por eso el secretario general del PSOE decidió llamar al presentador y consiguió convencerle de volver al rebaño del PSOE con una serie de argumentos que convencieron al presentador.

Días después Isabel Gemio criticaba la entrada del dirigente al programa, y eso no ha hecho más que encender la mecha de nuevo contra ella, ya que desde el programa, decidieron contra atacar y llevar a varias personas, entre las cuales su ex- marido, Nilo Manrique para hacer un polígrafo en el que la presentadora salía muy mal parada.

Ambos comunicadores siguen a la gresca y depararán grandes batallas porque no se van a quedar callados.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Telecinco Televisión

Es más ella desde su programa de radio ataca todos los fines de semana al programa de Telecinco calificándolo de basura, traficantes de sentimientos, asquerosos, etc. Y desde el programa a ella la ponen a caer de un guindo, que si despota, que si mala trabajadora, que si creída, que si prepotente.

No soy defensor de ninguno de los dos, pero creo que en el respeto por el trabajo que hace cada uno se deberían de guardar las formas.

Porque ni unos son tan buenos ni los otros tan malos. Es entretenimiento quien no quiera oir o ver solo tiene que cambiar. La gente es libre de decidir de hacer lo que quiera. Lo que no comparto es el hecoh de descalificarse entre ellos porque al final el daño que se hacen unos a otros lo acaban pagando terceras personas

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más