No soy muy fan de los colaboradores del programa Sálvame, pero si del lado de uno me tengo que posicionar creo que quien se llevaría mi apoyo total es Lydia Lozano.

Desde hace unos meses para acá, desde que se celebro aquella encuesta en la que hablaban de los más queridos y odiados del programa y en el que la más querida era Lydia, hasta ahora, ha sido un continuo ataque contra la colaboradora del programa por parte de sus compañeros, quienes no han cejado en su intento de desmoralizarla y hundirla amén de intentar provocarle el llanto jornada tras jornada.

Los ataques vienen principalmente por el llamado eje del mal, los Kikos, Mila y Belén, envidiosos de ser no los más queridos sino más bien de los más odiados del programa por el papel que juegan.

Además se suma el hecho de unas disputas por decir si es o no personaje público por conceder entrevistas a otros medios y participara del programa nocturno de los viernes como bien hacen sus compañeros.

La cosa se incrementa ahora que la protagonista ha concedido una entrevista a una revista en la que colabora Kiko Hernández, que le ha sabido a cuerno quemado que no le haya dado su charla a él y claro con lo soberbio y prepotente que es este hombre, pues ha empezado una tanda de ataques brutales contra ella. Porque como la protagonista habla de su marido cosa que no le consiente a sus compañeros, éstos han decidido hacer caso omiso y empezar a hablar de él, de su supuesta mala educación o de lo gordo que está, cosa que solo le tiene que interesar a los protagonistas y no a ellos.

Lydia demostrando que es mucho más inteligente que ellos, pese a que el CI sea mayor el de Mila y Kiko Matamoros, se mantiene en silencio y no dice nada, pero conociéndola un poco me pregunto sino sabrá cosas ella de los otros que igual como la calienten un poco más lo suelta todo a lo grande y se lía la monumental.

Vídeos destacados del día

Ellos no se paran a pensar de que a veces tienen que callar porque se puede jugar con una persona y destriparla pero luego cuando reciben las críticas por parte de la audiencia en la sección que presenta Maria Teresa Campos, les sienta fatal esas críticas que les hacen y luego insultan a quienes les han criticado.

Esta bien que tengan sus trifulcas sin llegar a descalificar porque no hacen más que meterse con los débiles del programa, pero igual un día de estos se encuentran con la batalla de los débiles y se tienen que callar. Yo les recomendaría un poco de prudencia porque se están excediendo en los ataques a aquellos que no piensan como ellos.