El pasado 23 de julio supimos que el actor neoyorquino Denzel Washington era uno de los elegidos para ser el Premio Donostia del festival de este año. Pero a lo largo de sus últimas ediciones, Zinemaldia ha otorgado más de uno, y estaba claro que en 2014 no iba a ocurrir algo distinto, por lo que estar pendiente del nombre del siguiente afortunado cabía dentro de la lógica. Y, por supuesto, se ha dado a conocer: se trata del portorriqueño Benicio Del Toro, actor muy respetado en nuestro país con una larga trayectoria a su espalda y con premios importantes en su haber, tales como el de Mejor Actor en Cannes por convertirse en el Che de Steven Soderbergh o el Globo de Oro al Mejor Actor Secundario y el Oscar correspondiente a la misma categoría por Traffic, del mismo director.

Anuncios
Anuncios

En esta ocasión presenta Escobar: Paradise Lost, de Andrea di Stefano, un thriller de dos horas de duración con Del Toro en el papel del narcotraficante, que resulta ser el tío de la chica de la que se enamora el protagonista, intepretado por John Hutcheson, quien también estará en San Sebastián junto al director de la cinta y Carlos Bardem, otro de los integrantes del reparto. Los cuatro cerrarán, con la proyección de la película y la entrega del Donostia, la sección Perlas del Zinemaldia.

Anuncios

Con este premio a Benicio se le quiere reconocer una trayectoria llena de títulos acertados entre la calidad y la comercialidad y un talento que se hace evidente en cada uno de sus trabajos, aunque haya ocasiones en las que solo él brille y la película no merezca los halagos que a él sí sea justo dedicarle. Es el caso de Cosas que perdimos en el fuego o Salvajes, dos actuaciones sobresalientes en largometrajes que podían y debían haber sido mejores.

Pero si repasamos su filmografía encontramos películas redondas a las que pocos peros pueden ponerse: Sospechosos habituales, El funeral, 21 gramos o Sin City. Drama, Cine negro o cine negro con mezcla de fantástico, géneros diversos con el denominador común de no decepcionar a nadie

Tal vez alguno piense que no tiene una carrera merecedora del mismo premio que recogieran Gregory Peck, Bette Davis o, más recientemente, Al Pacino o Carmen Maura.

Que con un Premio Donostia por año, como era costumbre en ediciones ya remotas, era más que suficiente. Y tal vez tenga razón, pero hay que admitir que los tiempos evolucionan, también para poner las normas o renovarlas, y que tampoco es ninguna locura reconocer a alguien a quien se menciona y poco o nada malo de él se puede decirse.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más