Una de las grandes oportunidades que ofrece a un actor aparecer en una serie de éxito, especialmente entre los personajes principales y que aparecerán de manera continuada en los episodios, es que las posibilidades de que en un futuro obtengas un papel de cierta importancia en el Cine suben como la espuma.

Por un lado estás demostrando que hay alguien en la industria audiovisual que te considera lo suficientemente bueno como para darte un peso específico muy importante en su inversión y arriesgar un dinero que necesita recuperar en el trabajo que tu podrás hacer.

Anuncios

Si la serie es de éxito significa que la persona que te ha contratado sabe lo que hace y que posiblemente no falles estrepitosamente en caso de que se vuelva a apostar por ti.

Por otro lado si has tenido éxito serás un rostro querido, o positivamente odiado, por el público. Es casi seguro que querrán verte más y si han decidido dedicarte horas de su vida a verte puede que también estén dispuestos a invertir algunos dólares en verte a pantalla gigante en un cine durante más de una hora. En cierto sentido has adquirido de manera momentánea la misma capacidad de arrastre que determinadas estrellas consagradas de Hollywood, es algo que los estudios quieren aprovechar.

No tienes el caché de determinadas figuras pero es posible que sí que dispongas de su potencial de generar dinero. Estrellas low cost es algo que muchos estudios y productores ven con muy buenos ojos.

El caso de Sophie Turner ha seguido este camino. Su personaje sale mucho y ella ha demostrado que no necesita una espada para defender su personaje. Además Sansa empieza a ser popular, cuando hasta hace no mucho se veía como la hermana guapa pero repelente de la mucho más querida Arya Stark (Maisie Williams).

Anuncios

Ambos aspectos han llevado a que empiece a ser requerida por muchos estudios para obtener su pequeño trozo del pastel que ahora representa esta joven promesa de la actuación. Solo esperemos que en un futuro no nos pase como con otras promesas que fueron devoradas por una industria que está más que acostumbrada a triturar jóvenes estrellas.