Pandemia es el título de una miniserie documental de dos capítulos de unos 45 minutos cada uno, emitida por el canal Odisea en el año 2006. En él se nos alerta de una posible pandemia de gripe futura y, además, se incluye una dramatización en la que se narra que pasaría en caso de una pandemia de gripe, a partir de la cepa del virus que, por aquella época, había pasado de las aves a otras especies, entre ellas los humanos: el virus H5N1.

Como sabemos, en el 2009 se creó una falsa alarma de pandemia de Gripe-A.

Anuncios

A pesar de que hubo voces que alertaron acerca de que no había nada que temer, la inmensa mayoría de los gobiernos del mundo hizo acopio de vacunas y medicamentos para prevenir y curar la enfermedad. Después, cuando pasó el tiempo y nada ocurrió, resultó que todo había sido un fraude, que había servido para enriquecer a algunas compañías farmacéuticas. En este fraude colaboró la OMS que, entre otras cosas, cambió la definición de pandemia para poder decretar que había una.

La evidencia que sostiene la tesis del fraude conspiratorio por parte de las compañías farmacéuticas y la OMS es más que abrumadora.

Pues bien, la serie documental de la que hablamos es una prueba más a favor de la tesis del fraude conspiratorio. En este caso, el documental tiene como objetivo atemorizar al espectador y presentarle una solución a sus miedos: el Tamiflu, un medicamento de Hoffmann-La Rocheque, supuestamente, es el mejor remedio para la gripe, y la aceleración del desarrollo y fabricación de vacunas y antivirales.

Detrás de estas soluciones que presenta el documental hay, al menos, dos compañías interesadas, las cuales aparecen explícitamente en el mismo.

Anuncios

Una de ellas, Retroscreen Virology, Ltd. Se dedica a probar medicamentos, mediante un método innovador, el cual posibilita a las compañías farmacéuticas comercializar vacunas y antivirales con mayor rapidez. En el documental, a parte de alertar de que, en caso de una pandemia de gripe aviar no habría vacunas ni antivirales para toda la población y de presentar el proceso de pruebas como demasiado lento, aparece el doctor John Oxford, director de esta compañía.

La otra es Hoffmann-La Roche. En el documental aparece su medicamento estrella, el Tamiflu, dos veces, se habla de él, se enseña la caja varias veces, con primeros planos incluidos, y uno de los personajes de la dramatización se medica con este medicamento.

No es baladí el hecho de que este personaje sobreviva a la pandemia. Es más, los primeros planos de las cajas de Tamiflu evidencian que, con toda seguridad, Hoffmann-La Roche financió el documental. A fin de cuentas, era una inversión que con el tiempo iba a retornar.

Documentales como este comenzaron a sembrar el miedo desde el año 2006. No es casual que las empresas que en esta serie documental participan obtuvieran enormes beneficios con la falsa pandemia de gripe que poco tiempo después vació las arcas de muchos países.

Anuncios

El Tamiflu se vendió como nunca y Retroscreen Virology, LTd. ganó mucho dinero haciendo pruebas y estudios de medicamentos, vacunas y otros medios para combatir la "peligrosa" enfermedad. A este respecto, destacan los estudios que realizó sobre los generadores de iones Plasmacluster.