Impresionante actuación la de Scarlett Johansson en la película Lucy. Scarlett interpreta junto a Morgan Freeman, una película que sin duda dará mucho que pensar a los amantes de la ciencia... Y también a los amantes de la ciencia ficción.

¿Hasta qué punto ciencia y ciencia ficción se han comportado como seres hermanos? Desde antiguo, escritores de la talla de Julio Verne, han intuido realidades contemporáneas imposibles pero viables en el devenir del tiempo.

La ciencia ficción recibe el nombre de ciencia, y en la humilde opinión de ésta la mano que escribe, genera relatos muy dignos de tener en cuenta, pues suponen antesala de sucesos con una brecha en el tiempo de realización cada vez más pequeña.

El relato de la película se enmarca, en el tópico ya conocido por todos, de que los seres humanos utilizan un porcentaje irrisorio de capacidad mental para la realización de sus tareas.

La propuesta de Lucy, está enmarcada dentro de la estructura clásica de película épica. Es decir películas que sumergen al o la protagonista en un mar de sucesos que lo sitúan en el límite de acción cercana a necesidad de supervivencia cueste lo que cueste. Son estas circunstancias y la determinación del o de la protagonista las que permiten desatar fuerzas y recursos, digamos adormecidos, que permitan un desenlace en el que se hace justicia, eso sí, siempre desde el punto del protagonista...

Y el del espectador embelesado y abducido por la seducción de una presentación impecable de la trama.

El desencadenante de las potencialidades físico-mentales de la protagonista en este caso es una droga muy especial, que eclosiona dentro de su estómago en el transcurso del maltrato de los malos, y la repercusión física en todo el cuerpo por difusión sanguínea. Para aquellos, que gustan de encontrar detalles sociales entre películas y relatos contemporáneos, debo señalar que la eclosión de la bolsa de droga acurre a la altura del Manipura, chackra al que se le asocian diversas cualidades sobre humanas.

¿Casualidad? Discernimiento siempre al gusto del espectador. En resumen una buena película de entretenimiento de ficción, bien acompañada por dos actores ilustres y que trata sobre temas que en un futuro más cercano del que pensamos tendremos que lidiar. porque ellos y ellas ya están aquí...

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más