Decir que los Comics son la gran fuente de inspiración actual de los estudios de Hollywood (al menos de los que pueden obtener las licencias) es toda una obviedad. Las carteleras se han llenado de películas basadas en los grandes y pequeños héroes que nacieron viñeta a viñeta a lo largo del siglo pasado. Superman, Spiderman, los X-Men o las Tortugas Ninja. Nada escapa a la voraz depredación de los grandes estudios, con mejor o peor suerte, especialmente si nos fijamos en la calidad más que en los resultados en taquilla.

Anuncios

La nostalgia vende, así de simple. Todos queremos ver en una pantalla de decenas de metros a nuestros grandes héroes de la infancia viviendo las aventuras que durante mucho tiempo recreamos en nuestra mente mientras pasábamos las páginas de papel de mala calidad con que se hacían los buenos comics.

Pero no solo de superhéroes vive el Cine basado en los comics. Estamos esperando la llegada de las intrigas que puedan desarrollarse entre las calles de Basin City en la mucho y largo tiempo esperada "Sin City 2: La mujer por la que mataría" y no hace mucho vimos "300: El origen de un imperio" la segunda parte de la película basada en la novela gráfica de Frank Miller, que por muy alejada que esté del original puede seguir considerándose basada en los comics.

En estos momento vemos como la nueva entrega de las aventuras de las Tortugas Ninja ha logrado recaudar más de 28 millones de dólares en solo un fin de semana mientras "Guardianes de la Galaxia" lleva más de 220 millones en tan solo un mes y únicamente dentro del mercado de Estados Unidos.

Ahora mismo los estudios lo tienen claro, sale mucho más a cuenta comprar los derechos sobre cualquier cómic mínimamente conocido, pagar a un guionista para que realice una historia no demasiado intrincada haciendo uso de dichos personajes y contratar a alguna estrella para que atraiga a los pocos espectadores que los personajes de la película no puedan convocar.

Anuncios

Es la nueva Fórmula del Blockbuster y ha venido para quedarse.

Yo no pienso quejarme de que se apueste por el mundo del cómic. Siempre he pensado que un personaje que aguanta décadas en un medio tan poco agradecido como el cómic ha de ser bueno. Lo único que espero es que la producción en masa no haga con estos personajes lo mismo que con otras obras de artesanía, convertirlas en productos de plástico barato.