Uno de los elementos más peculiares, buscados y entretenidos del Cine y de la Televisión son los cameos. Se trata de apariciones no acreditadas de un actor, director, autor, personaje, etcétera, en un largometraje o en un capítulo de una serie. Cada vez son más corrientes y más comentados, pero lo cierto es que deben guardarse en secreto durante un tiempo prudencial para que nadie, ninguno de los potenciales espectadores del producto en el que participan, sepa a quién verá ni cuándo. Desde luego, nunca revelarlos antes de pasada, al menos, una semana del estreno, aunque eso sea demasiado en los tiempos que corren, con la inmediatez de la información tan a flor de teclado y redes sociales.

Anuncios

Aunque, todo hay que decirlo, a veces necesitamos que nos echen una mano para identificarlos.

No en vano, los famosos cameos del director Alfred Hitchcock en muchas de sus películas eran un acontecimiento tal que éste tuvo que admitir que sus intervenciones eran excesivamente deseadas y el público dejaba de atender a la trama: se concentraba en verlo a él. De modo que decidió introducirse a sí mismo al comienzo de cada película, incluso pegado a los títulos de crédito, como en Con la muerte en los talones, perdiendo el autobús o en Los pájaros, saliendo de la tienda de mascotas con un montón de perros a su cargo.

Uno de los casos más llamativos de cameos es el que lleva a cabo Jack Nicholson en Broadcast News, más conocida en España como Al filo de la noticia. Aparece en un par de escenas, con un personaje pequeño pero inquietante para todos los que lo rodean, y al no estar acreditado, cumple su función de cameo. También lo podemos ver, si tenemos esa habilidad, en Argo, la tercera y oscarizada película de Ben Affleck, llevando unas gafas de sol.

Robert DeNiro se marca un cameo espectacular en la última cinta de David O.

Anuncios

Russell, La gran estafa americana. Cuesta identificarlo, primero por su caracterización, segundo porque no esperamos que alguien de su categoría no esté citado en los créditos y tercero porque hacía mucho tiempo que no lo veíamos en un papel tan completo y una interpretación tan redonda. Aunque se trate únicamente de una escena.

Sean Connery en Robin Hood: Príncipe de los ladrones haciendo uso de su pistola, Quentin Tarantino contando un chiste en Desperado, Keith Richards como pirata en Piratas del Caribe. En el fin del mundo, en claro agradecimiento a que Johnny Depp haya basado la imagen de Jack Sparrow en la suya, el escritor Stephen King en el primer capítulo de la segunda temporada de La cúpula o Stan Lee, creador de cómics de Marvel y habitual en las adaptaciones al cine de sus obras: en todas menos en X-Men, X-Men: primera generación y X-Men: días del futuro pasado.

No solo el cine americano tiene cameos, el español también cuenta con una larga lista de ellos, caso de la saga Torrente que tiene innumerables, o de Maribel Verdú, que pasa como exhalación por detrás de la barra de uno de los bares de Nueva York al que van los primos de La vida inesperada. Al creer que la hemos visto entra la duda, pero en casa, en vídeo, la veremos mejor. Sí, es ella.

Aunque puede que el cameo más destacado de los últimos tiempos sea el que tiene lugar en los créditos finales de Carmina o revienta.

Anuncios

Pero como es muy habitual que éstos se den cuando la película ha terminado o cuando lo está haciendo, y mucho público ha abandonado la sala para entonces, mantendremos la intriga acerca de quién es ese personaje tan destacado y comentado de la ópera prima de Paco León. Y de paso, y como se debe, no desvelamos el cameo. Que sea un misterio para los que aún no lo conocen.