Justin Bieber ha sido condenado, por decir algo, a unas cuantas horas de servicio comunitario y aun cursillo de doce horas de manejo de la ira tras declararse culpable de conducción bajo los efectos del alcohol. Justin Bieber ha vuelto a salirse con la suya. Una vez más ha hecho lo que le ha dado la gana y de nuevo la justicia ha decidido que todos debemos ser Believers. De pronto hemos adquirido una renovada fe en la justicia, en que la justicia no nos protegerá de determinados energúmenos y demás calaña.

Es increíble que una persona que ha sido atrapada conduciendo bajo los efectos de alcohol, poniendo en riesgo la vida de decenas, muy posiblemente cientos, de personas, salga a la calle con poco más que una reprimenda. Seamos serios, ¿de verdad alguien se cree que este chico está realmente arrepentido de lo que ha hecho? Desde luego si lo está no será por temor a la justicia, acaban de dejarle claro que mientras siga cantando "Baby, baby" puede ir por la calle con un arma mortal y borracho como una cuba con tal de que cuando se presente ante el juez le ponga ojitos de pobre niño arrepentido y le diga que lo siente mucho y que no lo volverá a hacer.

¿Eso es lo que vale la vida de los estadounidenses decentes que pasean por la calle sin saber que la muerte les espera a la vuelta de la esquina? Unas cuantas horas de trabajo para la comunidad es todo lo que tiene que ofrecer a la comunidad una persona que no entiende el valor de la vida humana, que ve a las fans como un objetivo razonable a las que escupir y que demuestra en sus canciones que las mujeres no necesitan más que limosna sentimental para tener solucionados todos sus problemas.

¿En serio alguien piensa que esta persona sale de ese juzgado siendo un riesgo menor para sus conciudadanos que antes en entrar ahí?

Mañana volveremos a tener a este conductor en las carreteras de Estados Unidos y este país, de por sí con una alta tasa de mortalidad, será un poco más peligroso por culpa de un sistema que no ha entendido que la cárcel no es solo para yonkis y atracadores de licorerías.

Mañana puede que tengamos en las noticias un titular que rece "Cantante borracho mata a una niña con su coche". En fin, supongo que cada uno tiene la justicia que se ha ganado a pulso con su silencio. Dios bendiga América.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más