Desde hace unos cuantos días, podemos ver en todos los medios fotos y vídeos de Famosos que se pegan un remojón con agua helada, retando a otras tres personas más a hacerlo. El motivo: hacer que la ELA, esclerosis lateral amiotrófica, se conozca más y haya más gente que apoye su investigación, ya que, hasta la fecha, no hay tratamiento contra esta enfermedad neurodegenerativa. Uno de los afectados por la ELA es el famoso físico Stephen Hawking, pero hay aproximadamente 350.000 personas que la padecen, 2.800 de ellas en España, donde aparecen anualmente 2 casos nuevos por cada 100.000 habitantes.

Esta enfermedad fue descrita por primera vez en 1869 por el médico francés Jean Martin Charcot, y sus características principales son la pérdida de fibras nerviosas con un endurecimiento de la zona lateral de la médula espinal, donde se ubican los axones nerviosos que son los que controlan los movimientos voluntarios.

Al dejar los músculos de recibir señales nerviosas, se produce una atrofia por la inactividad muscular, lo que se traduce en una especie de paraplejia, pero sin afectar a los esfínteres ni a los músculos oculares, dejando las funciones cerebrales intactas. Al desconocerse lo que la origina, no se ha conseguido encontrar una cura eficiente para intentar eliminarla, de ahí que su pronóstico sea mortal. El único tratamiento que existe es el Riluzol, utilizado para prolongar en lo posible la supervivencia de los afectados. Se sigue investigando para descubrir nuevos datos que den con una posible solución. La Fundación ALS, el equivalente de las siglas ELA, en inglés) continúa trabajando en ello.

Se ha puesto en marcha desde hace unas semanas el movimiento Ice Bucket Challenge, que básicamente se basa en que un famoso se remoje con agua helada, según se dice para experimentar durante unos segundos un dolor similar al que padecen los enfermos de esclerosis lateral amiotrófica.

Vídeos destacados del día

Después este famoso reta a tres personas a que hagan lo mismo o que paguen 100 dólares a la Fundación para aumentar los fondos que les permita seguir investigando. De momento se han podido ver bastantes caras famosas pasadas por agua, entre las cuales se encuentran Mark Zuckerberg (creador de Facebook), Bill Gates (dueño de Microsoft), Jennifer López, Justin Timberlake, Shakira, Gerard Piqué, Cristiano Ronaldo, Oprah Winfrey, G. W. Bush, Sergio Ramos, Andrés Iniesta, Neymar, Messi, Zúñiga, Taylor Swift, Britney Spears, Robert Downey Jr., Steven Spielberg, Josep Pedrerol, el presentador Jimmy Fallon, Justin Beaver, Iker Casillas, Dani Alves, Novak Djokovic, Daniel Ricciardo (del equipo Red Bull de F1), y la lista sigue creciendo.

La iniciativa del Ice Bucket está siendo todo un éxito mediático, pero según palabras de la presidenta de AdELA, otra de las fundaciones que investigan esta enfermedad, no han recibido donaciones porque los famosos cumplen la primera parte del reto, mojarse con agua helada, pero se "olvidan" de la segunda parte, que es donar 100 dólares.

Al parecer, a estas personas les beneficia más hacerse la foto para evidenciar que apoyan a los enfermos de esta terrible e incurable enfermedad que no donar los 100 dólares. Eso les reporta más fama, y los hace ser más solidarios, cuando la verdad es que no hacen donación alguna. Está muy bien que apoyen la causa con su remojón, pero considero que no les iba a desestabilizar su economía el hecho de entregar esa pequeña cantidad que, para ellos, supone menos de lo que para cualquiera de nosotros equivaldría pagar un café. Un poco menos de hipocresía sería bueno que practicaran...

Uno de los famosos que no se ha querido mojar ha sido Carlos Irwin Estévez, más conocido como Charlie Sheen. El polémico actor se grabó un vídeo en el que se echaba por encima un cubo donde todo el mundo pensaba que había agua con hielo, pero al darle la vuelta lo que la cayó encima fue un montón de billetes. Exactamente 10.000 dólares. Acto seguido explica que en vez de remojarse, hace una donación de esa cantidad para la Fundación. Eso es apoyar realmente a la causa. Ha sido criticado por diferentes actos poco profesionales, por su adicción a las drogas, por haber hecho declaraciones inapropiadas y varias otras acciones que le han hecho ganarse esa fama de polémico que le acompaña. Pero en esta ocasión se ha ganado un sonoro aplauso por diferenciare de todos los famosos que han preferido mojarse antes que donar una pequeña cantidad. ¡Ole tus hu***s, Charlie!