Whitney Houston fue una de las mejores cantantes del mundo y batió toda clase de records de venta. Es más, el libro Guinness de los records la nombró en 2009 la mujer con más premios de la historia. Pero todo esto fue antes de que los malos tratos de su marido y otros problemas personales hicieran mella en su frágil espíritu y decidiera refugiarse en las drogas. Las cuales acabaron con ella en 2012 cuando la encontraron ahogada en la bañera y el forense dictaminó que se trataba de un ahogamiento accidental debido a la ingesta de sustancias tóxicas.

Anuncios

Desde ese día su hija Bobbi va de mal en peor, ella que ha heredado el espíritu frágil de su madre, ha sido portada en multiples ocasiones pero nunca por algo positivo. Ya durante el funeral tuvo que ser ingresada en un hospital por tratar de mitigar su dolor con alcohol y tras salir armó el escándalo por pretender convertir el funeral de su madre en un reality. Poco antes se la había fotografiado consumiendo cocaína en una fiesta y ya fue ingresada en re-habilitación alguna vez. Además del circo que se montó tras anunciar su boda con el que había sido su hermanastro, Nick Gordon.

Aunque Whitney nunca lo adoptó legalmente lo crió como uno más y convivió con Bobbi como hermanos desde los doce años.

Ahora vuelve a surgir la polémica porque la chica ha subido unas fotos suyas a Instagram en las que se la ve fumando maría en una gran pipa. Junto a la foto había un texto que decía: "Puede que esta foto sea inapropiada pero quiero hacer una conexión con todos vosotros. ¿Sabéis cómo me siento? Me siento extraña ya no puedo sentir dolor. No he tomado drogas recientemente. Las cosas sólo sucedieron.

Anuncios

Pero entonces hay alguna situación que me fuerza a hacer cosas (…) Estaba dolida. La gente espera de mí mucho. Pero no puedo. (…) Dios, ayúdame a ignorar y reprochar lo que estos demonios están diciendo. Amen".

Sin embargo, poco después Bobbi Kristina utilizó su cuenta de Twitter para desmentir que ella hubiera subido esa foto. Según ella fue "hackeada" y no se trata sino de un intento malicioso de empañar su imagen.