La Conferencia Episcopal busca sacudirse el mal prestigio que ha estado ganando por mediación de 13tv y sus polémicos programas de debate, del todo faltos de información imparcial y coherencia divulgativa. Los obispos quieren cambios y los quieren ya para generar ingresos, que al final es el interés de toda cadena televisiva.

Con un 1,7% de share, por encima de otras cadenas de la competencia, 13tv pierde anualmente alrededor de unos diez millones de euros, que tienen que ponerlo los obispos españoles.

Y ya se han cansado de perder dinero. La Iglesia no está acostumbrada a perder, y han dejado muy claro que quieren cambios radicales en programas como "El cascabel al gato", "Más claro el agua" o "La Marimorena", los más polémicos y conflictivos. Con la marcha de Rouco Varela, el equipo que se ha quedado a cargo de dichos menesteres quiere mantener sus púlpitos mediáticos para seguir "el modelo del Papa Francisco".

Aunque para ello tengan que deshacerse de algunos componentes del equipo editorial de la cadena.

Quieren dejar de estar excesivamente a la derecha en el panorama político nacional, ya que tanto la Cope, que tampoco se salva de los futuros cambios, como 13tv han quedado relegados casi en exclusividad a ser el megáfono propagandístico del Partido Popular y otros partidos afines e incluso más orientados a la extrema derecha.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Y eso les ha apartado de ser el faro que guíe a los católicos, cosa que quieren corregir a la mayor brevedad.

El detonante de esta revolución interna en las relaciones entre el Episcopado y sus medios de comunicación fue la pérdida de la primera entrevista en España al Papa, que fue emitida por una cadena de la competencia, concretamente Cuatro. Y no han ayudado demasiado los debates acalorados donde se han llegado a insultar y descalificar a diestro y siniestro a todo aquél que no estuviera en concordancia con sus ideales.

Muchas son las denuncias que tertulianos de estos programas conflictivos han recibido, y la Iglesia ya se ha cansado de esta forma de auto desprestigiarse. Varias son las cabezas que peligran ante la llamada de atención que han recibido, entre los que se encuentran el director editorial de Cope, el director general de 13tv, que está vinculado al Opus Dei, el director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal y algún directivo cercano al entorno de Rouco Varela, entre otros.

El presidente de 13tv, José María Mas, ha asegurado que es indispensable la renovación de los contenidos de la programación, para que los obispos continúen apoyándolos en el futuro inmediato.

Ciertamente, algunos de sus presentadores y unos cuantos tertulianos que participan con cierta asiduidad, deberían ser sustituidos por otros menos radicales, con un mayor sentido de la pluralidad y, aunque barran hacia la derecha, dejen un espacio lo suficiente grande para que se expresen el resto de ideologías sin por ello ser el centro de todas las flechas envenenadas, como viene siendo lo habitual.

Y si se empezaran a llevar mejor con las otras cadenas, dentro de lo normal entre competidores por conseguir ampliar su share, en vez de insultarlas e incluso prohibiéndoles hablar de ella en otros medios, sumarían bastantes puntos y le darían un enfoque más moderno y abierto al ya de por sí bastante anquilosado programa de trabajo de la Televisión eclesiástica, proporcionando una mayor dinámica, con más juego y más atractiva para espectadores que, con el actual sistema, evitan pulsar el botón de su mando en el que está sintonizada 13tv.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más