Puede que a día de hoy tengamos más variedad de personajes e historias que nunca sin embargo detrás de las cámaras, en la sala de escritores, sigue imperando el dominio del hombre blanco. El sindicato de escritores de Estados Unidos ha revelado que aunque los números han aumentado ligeramente desde la década del 2000 el porcentaje de mujeres y minorías siguen siendo una pequeña porción de la industria. En el caso de las mujeres, en este tiempo nuestra representación ha subido de un 25% a un 30% y en el caso de las minorías ha subido de un 9% a un 15%.

En el cine ocurre de manera similar, en el año 2013 sólo el 1,9% de las películas más taquilleras fueron dirigidas por mujeres.

Y sólo el 7,4% de esas películas fueron escritas por mujeres. Por supuesto los números varían en función del tema o de la productora. Acción y animación son los dos géneros donde hay menor representación femenina tanto delante como detrás de las cámaras siendo Disney uno de los peores con un 30% de contratación femenina y un 15% de diversidad que se reducen respectivamente hasta el 13% y el 5% cuando hablamos de su canal hermano "Disney XD". En el caso de la diversidad racial Comedy Central e IFC (Independent Film Channel) son los que están en el fondo de esa lista, en el caso de IFC con un cero en ambas categorías. En ambos casos es el canal BET (Black Entertainment Television) está a la cabeza con un 55% de mujeres escritoras y un 95% de minorías.

Como dato curioso mencionar que Glee es una de las series con mayor falta de diversidad al no tener ni un solo escritor perteneciente a ninguna minoría y sólo un 25% de mujeres.

Vídeos destacados del día

Por supuesto una vez contratados el salario es mucho mayor para un hombre blanco que para cualquier otro supuesto habiendo una diferencia de hasta casi treinta mil dólares entre un escritor blanco y otro que no lo es.

Delante de la cámara la cosa no va mucho mejor, los estereotipos siguen copando las pantallas negándose a ofrecer papeles principales a menos que se trate de una comedia.

Estas situaciones se dan muchas veces antes incluso de tener tan siquiera una idea. Muchas escuelas de cine recomiendan a sus estudiantes evitar escribir historias con mujeres protagonistas porque hace que la historia no se venda y la tasa de abandono es mucho mayor en mujeres que hombre porque se ven quemadas por el sistema. Pero esto no es sólo culpa de los profesores, cuando se muestra a los estudiantes fotos de diversos actores y se les pide que les inventen una historia y una vida, las respuestas son siempre más o menos las mismas:

Cuando es un hombre blanco es "el protagonista" y en raras ocasiones gay. No tienen problemas para sentirse identificados e inventarle una gran vida.